Última hora

Última hora

¿Por qué los afganos y los iraníes acuden a luchar a Siria?

Leyendo ahora:

¿Por qué los afganos y los iraníes acuden a luchar a Siria?

Tamaño de texto Aa Aa

Desde el comienzo de la ofensiva aérea de Rusia en Siria, el número de víctimas iraníes en el conflicto se ha disparado.

Los medios de comunicación iraníes utilizan el título no oficial de “Defensores de la santa tumba” para designar a los paramilitares iraníes y afganos junto al Ejército sirio y las milicias libanesas de Hezbolá. Hacen hincapié en la amenaza que los enfrentamientos representan para los lugares sagrados chiíes en la región, especialmente en torno a Damasco.

La semana pasada, el portavoz de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria, la organización militar más grande de Irán, anunció que Abdullah Bagheri, exguardaespaldas del presidente Mahmud Ahmadinejad, fue asesinado en Alepo, en el norte de Siria.

Poco antes, en el mismo escenario, el general Hossein Hamedani, uno de los principales comandantes de la Guardia Revolucionaria, fue asesinado. Fue el comandante iraní de más alto rango fallecido durante una operación militar en el extranjero.

Un responsable estadounidense dijo la semana pasada que hasta 2.000 iraníes o combatientes apoyados por Irán participaron en una ofensiva contra grupos rebeldes en un esfuerzo coordinado con Rusia y el régimen del presidente Bachar Al Asad.

Combatientes afganos

Desde el segundo año de la guerra civil en Siria, Irán ha desarrollado la capacidad militar en el país. Ante las críticas nacionales e internacionales sobre su participación, Teherán prefiere emplear a ciudadanos afganos que residen en Irán. La brigada Fatemiuns recluta a cientos de inmigrantes afganos en Irán, los entrena y los despliega en Siria. Se dice que estos combatientes ganan 500 dólares al mes y, además, logran la residencia permanente en Irán.

¿Por qué tanto apoyo?

Irán ha sido el mayor defensor del régimen de Bachar al Asad. Contrariamente a la retórica, parece que sus motivaciones van más allá de la religión. La explicación radica en la situación geopolítica en la región. Durante los ocho años de guerra entre Irán e Irak, la Siria de Hafez al Asad fue la única aliada de Teherán en el mundo árabe.

Además, Siria nunca ha llegado a un acuerdo de paz con Israel, a diferencia de Egipto y Jordania. Por lo tanto, el Estado sirio, junto con Hezbolá en el Líbano e Irak, fueron considerados como componentes de lo que Teherán llama el “Eje de la Resistencia” (contra Israel).

Los dirigentes de la República Islámica saben que la derrota en Siria sería un duro golpe para la influencia del país contra las monarquías petroleras árabes e Israel.