Última hora

Última hora

Un giro de Europa hacia el crecimiento económico

Hola y bienvenidos a nuestro programa desde la nueva sede de Euronews en Lyon, Francia. En Real Economy hoy hablaremos sobre el crecimiento

Leyendo ahora:

Un giro de Europa hacia el crecimiento económico

Tamaño de texto Aa Aa

Hola y bienvenidos a nuestro programa desde la nueva sede de Euronews en Lyon, Francia. En Real Economy hoy hablaremos sobre el crecimiento económico en Europa. ¿Se trata de una progresión segura y duradera?

Abordaremos esas y otras cuestiones sobre el crecimiento con el Comisario Europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Además visitaremos una fábrica en Polonia para ver cuáles son las perspectivas de futuro. Y por último, en Alemania, primer exportador europeo, cuestionaremos a su Banco Central sobre los riesgos potenciales de esa vuelta al crecimiento.

Uno de los indicadores para medir el crecimiento es el empleo y la situación mejora. El índice del paro roza el 9,5% en Europa y el 11% en la zona euro.

En la mayoría de los países, el índice de desempleo cayó como se observa en Eslovaquia, España e Irlanda. Y solo aumentó en cuatro Estados miembros. Pero no es el único indicador del crecimiento… Veamos otros en nuestro curso acelerado.

Pongamos que los países europeos son estos coches de carreras. Rezagados durante un largo periodo, vuelven a activar su crecimiento. Y lo confirman algunas señales.

Igual que en las primeras vueltas de una carrera, los competidores avanzan más o menos deprisa según su prudencia o la estrategia a seguir o las dificultades que pueden encontrar.

El PIB, uno de los indicadores del crecimiento, está en alza en el segundo trimestre tanto en la zona euro, como en la Unión Europea, excepto en Francia donde permanece estable.

A la cabeza, con el más alto nivel de crecimiento, se encuentran: Letonia, Malta, la República Checa y España.

Pero hay otros indicadores que muestran el rendimiento en la carrera: el consumo de los hogares crece.

Nuestras exportaciones vuelven a aumentar, igual que las importaciones.

En el camino hacia el crecimiento, nuestros países avanzan a una velocidad lenta, es cierto, han tenido un buen comienzo.”

“Para evaluar el crecimiento, también podemos fijarnos en los resultados de la industria. La producción industrial nos permite identificar los momentos claves de la evolución de nuestra economía, ya que se reflejan los cambios en las cantidades producidas por las diferentes industrias. Hoy, muestra signos alentadores, algunos muy positivos y otros más discretos.

Vemos un ejemplo con este reportaje en Polonia de Monica Pinna.

En Polonia, una economía emergente en la Unión, el PIB
muestra índices de crecimiento de más del 3% y se espera que la producción industrial aumente un 5,5% este año.

Para ilustrar su fuerte rendimiento, estamos en una de las empresas más grandes del país: el mayor fabricante de autobuses urbanos en Polonia, que además es un gran exportador en Europa.

Dariusz Michalak es el subdirector de la empresa Solaris:

“Viendo nuestros resultados, no hemos constatado en estos últimos años ninguna disminución importante en nuestras ventas: eso explica nuestra presencia en muchos países, y en muchos mercados de Europa y fuera de Europa. Por eso, en los mercados en los que cayó la demanda, nos centramos en una clientela que busca productos especiales.”

La industria produce el 80% de las exportaciones de la Unión, lo que impulsa nuestra recuperación. El sector automovilístico da trabajo a doce millones de personas y representa el 4% del PIB europeo.

“La evolución de la producción industrial muestra que la economía en Europa vuelve a crecer de nuevo, pero a un ritmo diferente según los países.”

En algunos países como Francia, los Países Bajos o Estonia, el volumen de producción industrial)_index_overview disminuyó, y sin embargo tuvo un fuerte incremento en los mercados emergentes como Polonia o la República Checa.

En términos de crecimiento, los países de la zona euro y los 28 Estados miembros parece que no están en el mismo tren. ¿Cómo se explican estas diferencias? Tadeusz Kowalski, profesor de la Facultad de Economía y Gestión en Poznan señala algunas razones.

“Países como Hungría, la República Checa y Polonia siguen estando mucho menos desarrollados que los principales países europeos. Intentan a buen ritmo ponerse a la altura, pero hay que ser realistas. Creo que necesitaremos por lo menos dos décadas para alcanzar el nivel de productividad en relación con la media del PIB per cápita de la Europa más desarrollada.”

Cerca de la mitad de los sectores económicos de la zona euro todavía experimenta una recesión. Sin embargo, en el centro de Europa, todos los sectores están en una fase de expansión, a pesar de que el ritmo difiere de un sector a otro.

Maithreyi Seetharaman se entrevistó con el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. El crecimiento económico no es igual en todos los Estados miembros de la Unión. ¿No cree que esto pone en duda la veracidad de la recuperación económica? “

“No, Europa está experimentando una evidente recuperación. El problema es que esta recuperación es un poco floja y además es muy dispar. No hay la misma recuperación entre los Estados miembros y los no miembros de la zona euro”.

Maithreyi Seetharaman: ¿Por qué cree que hay esta disparidad?

Pierre Moscovici: “Porque los países de la zona euro tuvieron que adaptarse aún más durante la crisis porque las reglas son más estrictas. Cuando vemos las previsiones de crecimiento que hemos publicado hace unos meses, – y vamos a publicar las próximas a principios de noviembre -, la diferencia entre las dos categorías de países es apenas de 0,2 o 0,3%. Mientras que en los últimos años era del doble.”

Maithreyi Seetharaman: “Muchas iniciativas para apoyar el crecimiento están destinadas a la zona euro, tales como el programa de estímulo del Banco Central Europeo. ¿Qué pasaría si el BCE renunciara a eso?”

Pierre Moscovici:

“Estoy convencido de que el programa de estímulo durará el tiempo que sea necesario. Yo no temo ningún tipo de interrupción. Pero la política monetaria, no lo es todo. Debemos tener una política de múltiples funciones:
En primer lugar, la consolidación fiscal debe continuar. En segundo lugar, están las reformas estructurales. En tercer lugar, la inversión y en cuarto lugar, una política monetaria.
Con esos cuatro pilares, tenemos todas las bazas para apoyar el crecimiento “.

Maithreyi Seetharaman:

¿Y cuál sería el plan B, si hubiera que cambiar ?”

Pierre Moscovici:

“Bueno, yo no suelo hacer especulaciones. El BCE lleva a cabo políticas a largo plazo. Las inquietudes deben basarse en los riesgos, pero aquí no hay riesgos. De modo que, no es porque se esté produciendo una recuperación que vayamos a frenar el ritmo de nuestras reformas ni respecto al mercado laboral, ni en el tema de las pensiones.”

Maithreyi Seetharaman:

“¿Hay algún país en particular que se haya quedado atrás y que amenace al conjunto?”

Pierre Moscovici:

“No, no voy a señalar con el dedo a un país o a otro. Pero sabemos bien cuáles son los países que deben hacer más esfuerzos. No cabe ninguna duda y hay uno que yo conozco bien. El segundo riesgo concierne a la inversión. Necesitamos más inversiones en Europa para tener una economía más innovadora y competitiva a nivel mundial de aquí a los próximos diez años. Ya que los países emergentes también lo pasan mal si no somos capaces de invertir … “

Vamos ahora con nuestro reportaje en Alemania: el primer exportador europeo nos sirve de barómetro respecto a lo que podría amenazar a esta frágil recuperación. Los problemas podrían provenir de los países emergentes, sobre todo de la desaceleración económica en China.

Rainer Hundsdörfer sabe mucho sobre dispositivos de calor. Es la especialidad de su empresa. En cincuenta años, su personal pasó de 35 a más de 12.000 empleados. Sus productos de calidad alemana se exportan a todo el mundo.

“Vendemos el 75% de sus productos fuera de Alemania, en Italia y en Francia, donde nuestras ventas aumentan rápidamente, asegura Hundsdörfer. En Alemania, la situación es buena. En Norteamérica también. En China, hay una desaceleración, aunque sigue creciendo y en nuestros mercados del resto de Asia, las cosas van bastante bien “.

Y cuando aumentan las exportaciones, en Europa se multiplican los puestos de trabajo. Sin embargo el contexto económico de los países a los que vende esta empresa ha cambiado.

¿Qué pasará si la desaceleración lleva a que la demanda china se reduzca un poco más?

¿Debemos temer que haya menos oportunidades en los países exportadores de petróleo como Rusia y Brasil, que se han enfrentado a un descenso de los precios del oro negro de un 57% en los últimos 16 meses?

Y la rueda podría frenarse aún más para Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, conocidos por las siglas BRICS.

China, Rusia y Brasil, representan el 18% de las exportaciones europeas, si los llamados países BRICS, dejan de comprar nuestros productos. ¿A quién se los vamos a vender?

En el Bundesbank, el Banco Central de Alemania, confian en que las dificultades de los países emergentes no afectarán a la recuperación en Europa. Nos lo explica su Director económico, Jens Ulbrich:

“Con respecto a los factores internos, tenemos bajos precios de energía, con casi cero de inflación, lo que proporciona un estímulo real respecto a los ingresos reales y los salarios y luego tenemos tasas de inversión de dos dígitos en algunos países de maquinaria, como por ejemplo, Portugal, España, e Irlanda. Nuestras empresas, en algunos sectores específicos, sentirán una desaceleración en China mucho más que empresas de otros sectores. Por ejemplo, el 6 % de todas las exportaciones alemanas van a China. Pero en lo que respecta a la industria del automóvil, representa el 10 % de las exportaciones. Las empresas que no han sabido diversificar bien los mercados extranjeros sentirán la desaceleración en China más que las otras empresas”.

El Banco Central de Alemania cree que el denominado grupo BRICS verá una disminución en el crecimiento, pero eso no llevará a una recesión.

“Esto podría llevar a una reducción del crecimiento económico en la zona euro de 0,2 puntos porcentuales. Así que no es mucho, prosigue Jens Ulbrich. Lo que, por supuesto, también puede venir junto con la desaceleración es la incertidumbre, la volatilidad en los mercados financieros “.

“Eso significa que tenemos que mantener la mente abierta. Y buscar siempre nuevos mercados! “

Según el Bundesbank China seguirá siendo un socio importante a pesar de los riesgos cada vez mayores.

Maithreyi Seetharaman:

¿Le preocupa nuestra dependencia excesiva hacia China?

Pierre Moscovici:

“Yo diría que, por supuesto, China se encuentra en un período de transición. En nuestras previsiones para 2015 no veo ningún efecto y en 2016, probablemente China aparecerá como un riesgo a la baja, pero que no será de gran importancia. Sentimos que la economía mundial debe fijarse mejor en lo que ocurre en China. Allí hacen falta reformas estructurales y deben comunicar mejor, pero globalmente no veo ninguna amenaza para la economía europea.”

Maithreyi Seetharaman:

¿Qué piensa usted de la contracción económica rusa?

Pierre Moscovici:

“Bueno, Rusia está entrando en una recesión profunda y, por supuesto, necesita reformas estructurales. Es preferible para Rusia y para el mundo que se hagan estas reformas. Es una economía muy fuerte, pero no veo vulnerabilidad en Europa.

Nuestros problemas son más bien de tipo interno. En Europa hemos de desarrollar factores estratégicos para fortalecer la economía. La cuestión es que si no modificamos dichos factores, nuestro potencial de crecimiento para la próxima década apenas alcanzará el 1% anual. Algo es algo, pero ¿es suficiente? No, no lo es. Necesitamos más comercia, hemeos de ir hacia el Libre Comercio. De manera razonable y con acuerdos bien negociados.

A mí me preocupan los problemas de tipo no económico, aunque obviamente están relacionados con el crecimiento, pero que tienen que ver con el incremento del nacionalismo, la xenofobia o bien los miedos que tienen muchos europeos que piensan que Europa ya no es una solución, sino el problema. Y yo quiero que Europa sea la solucion.”