Última hora

Última hora

La economía de la eurozona moderará el crecimiento en 2016 y 2017

La economía de la eurozona logrará mantener un crecimiento moderado en los próximos dos años a pesar del impacto que tendrá en las exportaciones de

Leyendo ahora:

La economía de la eurozona moderará el crecimiento en 2016 y 2017

Tamaño de texto Aa Aa

La economía de la eurozona logrará mantener un crecimiento moderado en los próximos dos años a pesar del impacto que tendrá en las exportaciones de la región la desaceleración que sufre Asia.

Así se desprende del informe de Bruselas, en donde se estima que el productor interior bruto (PIB) de la zona euro crecerá este año 1,6%, una décima más de lo anunciado en primavera. Para el año que viene, se acelerará hasta un ritmo del 1,8%, y una décima por encima en 2017. Y todo, gracias a los precios bajos del petróleo, un euro débil y la política acomodaticia del BCE:

Para la Comisión Europea, el consumo privado está creciendo debido al aumento de los ingresos y de la baja inflación y es posible que se incremente la inversión gracias al aumento de los ingresos disponibles de los hogares y condiciones más favorables de financiación. Por países, Alemania se desinflará algo este año, Grecia seguirá sufriendo contracción y España moderará su crecimiento.

En el mercado laboral, habrá más empleo pero a un ritmo lento y desigual y tasas de paro en línea descendente que irán desde el 11% este año hasta el 10,3% en 2017. Grecia, seguirá marcando las tasas más elevadas (por encima del 25% este año y el que viene y el 24,4% en 2017), seguida de España (con una tasa media en 2015 del 22,3%; 20,5% en 2016 y un 19% en 2017).

En cuanto a las cuentas públicas, el organismo calcula que se va a reducir el nivel de déficit público de la zona euro hasta un nivel del 2% del PIB este año y un 1,5% del PIB en 2017. Los mayores programas de ajuste se deben efectuar en Grecia, España y Francia. Aunque los dos primeros no lograrán rebajarlo del objetivo del 3% hasta dentro de dos años.

Los niveles de deuda persistentemente altos preocupan a Bruselas, pero también “la falta de convergencia en la zona euro”. Durante los primeros años de la moneda única, las economías más pobres se acercaron a las ricas, pero eso ya no ocurre y cada vez son más los los partidos antieuro y anti emigración.