Última hora

Última hora

Tras la dimisión de Victor Ponta ¿qué futuro le espera a Rumanía?

A pesar de la dimisión del primer ministro rumano Victor Ponta, unas 70.000 personas se manifestaron el miércoles en varias ciudades de Rumanía para

Leyendo ahora:

Tras la dimisión de Victor Ponta ¿qué futuro le espera a Rumanía?

Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de la dimisión del primer ministro rumano Victor Ponta, unas 70.000 personas se manifestaron el miércoles en varias ciudades de Rumanía para exigir un cambio político que acabe con la corrupción en el segundo país más pobre de la Unión Europea.

El presidente el país, Klaus Iohannis, ha nombrado rápidamente a Sorin Campeanu como líder interino del gabinete. Este tratará de obtener el respaldo del Parlamento, donde su partido tiene una coalición con mayoría. La oposición liberal, por su parte, reclama elecciones anticipadas.

La dimisión de Ponta llegó después de unas mulitudinarias protestas en Bucarest provocadas por la gota que colmó la paciencia de muchos ciudadanos: el pasado viernes un incendio durante un concierto en la discoteca Colectiv, en la capital, se saldó con la muerte de 32 personas y produjo decenas de heridos. El local no tenía licencia si adecuadas salidas de emergencia.

Sophie Desjardin, euronews:
Tenemos con nosotros a Luca Niculescu, redactor jefe de RFI en Rumanía. Hoy en casi toda la prensa se dice que el drama de la discoteca ha provocado la caída del Gobierno rumano, pero en realidad no ha sido sólo eso, ¿no?

Luca Niculescu, redactor jefe de RFI Rumanía
No, ha sido la gota que ha colmado el vaso si quiere, pero había tensión acumulada desde hace mucho tiempo, había un descontento general tras varios casos recientes.
Lo que sucedió el viernes por la noche en la discoteca, esta tragedia, ha sido también el símbolo de un engranaje de incompetencias y de corrupción a nivel local y central que ha sublevado a los habitantes de Bucarest.

euronews:
¿Por que ahora? ¿Se ha producido algún cambio en la sociedad?

Luca Niculescu:
Podemos decir que es una nueva generación. Los que tienen entre 25 y 35 años son los que se han echado a la calle, y esa gente, como decía un psicólogo, es pura materia gris. Representa la materia gris de Rumanía. Es gente activa, que tiene empleo y que no quiere irse de Rumanía, que quiere crearse un destino aquí y al contrario que otras generaciones, que optaron por emigrar, irse de Rumanía, porque Rumanía perdió cuatro millones de habitantes estos 10 o 12 últimos años. Son personas que quieren crear una sociedad aquí y están luchando por ella.

euronews:
Hace unos meses, cuando estaba en plenas cuitas judiciales, Victor Ponta se negó a dimitir, y dijo que la democracia no se ejercía en la calle. Ayer declaró: “Espero que la dimisión del Gobierno satisfaga a los manifestantes”. ¿Qué ha sucedido en esos cinco meses?

Luca Niculescu:
Hay que decir que ahora ha habido muchos más manifestantes en las calles. No había habido manifestaciones tan multitudinarias en las calles de Bucarest desde 1990. En otras ciudades hubo 40 mil personas. Puede que en un país como Francia no sea mucho, pero para Rumanía es verdaderamente importante, porque los rumanos no salen a manifestarse a menudo.
Por tanto frente a la amplitud de la protesta, el primer ministro ha dimitido. No hay que olvidar que su posición estaba ya fragilizada por sus problemas judiciales y frente a este tsunami que han sido las manifestaciones, se ha ido.

euronews:
¿Qué puede hacer el presidente, una especie de ovni político elegido el año pasado por sorpresa? ¿Cuáles son sus opciones ahora?

Luca Niculescu:
Pues mire, el presidente tiene una misión muy delicada. Por un lado debe mantener el contacto directo con los manifestantes. Pero por otro no puede alejarse demasiado de la clase política, porque el primer ministro que va a designar también tiene que ser aprobado por un Parlamento dominado por esa clase política que los manifestantes rechazan en bloque. Por tanto el presidente tendrá que ejecutar un ejercicio de equilibrismo muy frágil, y es la primera vez que enfrenta este desafío, ya veremos como se desenvuelve.

euronews:
Habrá elecciones. Recordemos que en 2012 los socialdemócratas del PSD obtuvieron el 58% de los apoyos. El centroderecha el 16%, lo que significa que no hay alternativa a esta clase política que el pueblo rechaza.

Luca Niculescu:
Por ahora, se puede decir que no hay alternativa porque son los mismos grandes partidos los que dominan el paisaje político, pero se han dado pasos, se han cambiado leyes, por ejemplo desde hace unos pocos meses se puede crear un partido político en Rumanía con sólo tres miembros, cuando el año pasado se necesitaban 20 mil. Por tanto, dada la amplitud de la protesta es posible que la situación desemboque en una energía política y que se creen cada vez más partidos políticos y que surjan nuevos líderes.