Última hora

Última hora

Eslovenia y Croacia reciben nueva ayuda económica de la UE

La Comisión Europea va a desbloquear 10 millones de euros para Eslovenia y 16 para Croacia con el objetivo de que pueda acoger la ola de refugiados

Leyendo ahora:

Eslovenia y Croacia reciben nueva ayuda económica de la UE

Tamaño de texto Aa Aa

La Comisión Europea va a desbloquear 10 millones de euros para Eslovenia y 16 para Croacia con el objetivo de que pueda acoger la ola de refugiados procedentes del sur de los Balcanes.

Unos 90.000 refugiados han entrado en Eslovenia en los últimos doce días, desde que Hungría cerrara su frontera con Croacia y forzara un desvío de la ruta. Esto ha causado atascos y largas esperas entre las fronteras eslovenas, croatas y serbias.

Unos 15.300 refugiados se encuentran ahora mismo en distintos centros de acogida en Eslovenia, un país que en principio impuso una cuota de 2.500 llegadas por día y que adaptó el ritmo de entradas a su territorio al de salidas hacia Austria. Al mismo tiempo ha acordado con Croacia implementar una línea directa por tren que traslade a los refugiados; 2.200 personas han pasado este viernes directamente en tren de un país a otro, sin necesidad de tener que esperar y cruzar la frontera a pie. Ya el jueves 1.071 refugiados entraron en Eslovenia de esta forma.

El primer ministro del país, Miro Cerar, aseguró que se está barajando la construcción de una valla en la frontera con Croacia para controlar la entrada de refugiados. El Gobierno esloveno celebra este sábado una reunión para debatir esas medidas. Hasta ahora, Liubliana había acusado a Zagreb de enviar a los refugiados de forma incontrolada y sin previo aviso, en números que Eslovenia no podía gestionar.

Una crítica que se sucede a lo largo de toda la ruta de los Balcanes, países vecinos que se acusan de enviar refugiados de forma descontrolada y que denuncian recibir más de los que salen.

La falta de colaboración entre Serbia y Croacia, y este país con Eslovenia, provocó cuellos de botella en los cruces fronterizos, en los que los refugiados tenían que esperar a la intemperie a cruzar al siguiente país de la ruta.