Última hora

Última hora

Aung San Suu Kyi: una vida sacrificada por la democracia

Es un icono de la resitencia pacífica contra la opresión, y fue premiada por ello con el Nobel de la Paz. Pero Aung San Suu Kyi no pudo recibirlo en

Leyendo ahora:

Aung San Suu Kyi: una vida sacrificada por la democracia

Tamaño de texto Aa Aa

Es un icono de la resitencia pacífica contra la opresión, y fue premiada por ello con el Nobel de la Paz. Pero Aung San Suu Kyi no pudo recibirlo en persona hasta 2012, tras 21 largos años privada de libertad de movimientos.

Aung San Suu Kyi:
“Mientras me ven y me escuchan, por favor recuerden la verdad tantas veces repetida: un preso de conciencia es un preso de más.”

La líder opositora birmana fue premiada en 1991, pero el premio lo recibieron en su nombre sus dos hijos y su marido, todos con pasaporte británico. Su ausencia en Oslo contribuyó a alimentar su leyenda que comenzó a forjarse en 1988, cuando Aung San Suu Kyi voló de Inglaterra, donde vivía con su marido, a Birmania para cuidar de su madre enferma. Una vez allí, en plenas protestas contra la dictadura militar en el poder desde 1962, fundó la Liga Nacional por la Democracia.

En 1990 su partido, la LND, ganó las elecciones por mayoría absoluta y pese a que su número uno, Suu Kyi, llevaba desde 1989 en arresto domiciliario. Los militares desoyeron los resultados y endurecideron la represión. En 1994 el general Than Shwe, presidente de la Junta militar desde 1992, se reunió con ella por primera vez. Un año después, recuperó la libertad. A su enorme carisma se añade el legado de su padre, el héroe de la independencia Aung San, que fue asesinado cuando ella tenía solo dos años.
Su marido murió en 1999 en Inglaterra sin que pudiera visitarlo por miedo a no poder volver entrar en su país. En el año 2000 volvió a ser condenada a arresto domiciliario y liberada dos años después por presiones de la ONU. Pero su libertad duró menos de un año.

En 2010 el partido del exgeneral Thein Sein, el PDSU, ganó las elecciones que habían boicoteado la LDN y otras formaciones.
Pocos días después de esa victoria, Aung San Suu Kyi recuperó su libertad jaleada por una multitud inmensa que la esperaba a la puerta de su casa, donde había permanecido encerrada un total de 15 años.

En 2011, la junta militar sorprendió anunciando su autodisolución y le entregó el poder a un régimen semicivil dirigido por Thein Sein.
En las elecciones parciales de 2012, la LND se hizo con 43 de los 45 escaños en liza. Aung San Suu Kyi entró en la Cámara Baja del Parlamento.