Última hora

Última hora

El Gobierno de Passos Coelho cae tras 11 días de mandato por el voto en contra de la izquierda lusa

Apenas 11 días. Es lo que ha durado el Gobierno del conservador Passos Coelho en Portugal después de que la izquierda haya aprobado una moción de

Leyendo ahora:

El Gobierno de Passos Coelho cae tras 11 días de mandato por el voto en contra de la izquierda lusa

Tamaño de texto Aa Aa

Apenas 11 días. Es lo que ha durado el Gobierno del conservador Passos Coelho en Portugal después de que la izquierda haya aprobado una moción de rechazo que ha provocado la caída del Ejecutivo. De esta forma, su mandato se convierte en el más breve de la historia de la democracia en el país.
La moción ha sido aprobada por 123 votos a favor-siete más que la mayoría absoluta- y 107 en contra.

“Para nosotros, el poder es un servicio público. Creo que la oposición ha quedado sorprendida al ver que no nos resulta difícil dejar el gobierno. No ocurre todos los días que alguien tenga que abandonar el poder tras contar con el apoyo del electorado”, dijo con ironía Passos Coelho.

El resultado se debe a la alianza de socialistas con los marxistas y comunistas. El líder del Partido Socialista (PS), António Costa, aspira a encabezar el próximo gabinete.

“El hecho de que un gobierno pueda estar formado por un acuerdo parlamentario entre el Partido Socialista, el Bloque de Izquierda, el Partido Comunista y el Partido Ecologista es una novedad absoluta. Ello fortalece la democracia y el pluralismo parlamentario”, comentó Costa.

Ahora el presidente, Aníbal Cavaco Silva, debe elegir entre encargar a la izquierda la formación de Gobierno, mantener al actual en funciones hasta nuevas elecciones no antes de junio de 2016 o formar un Ejecutivo con miembros independientes de diferentes tendencias elegidos por él.

Mientras tanto, cientos de manifestantes de izquierdas han celebrado la caída del Gobierno frente al Parlamento.

Passos Coelho logró una victoria pírrica en las elecciones legislativas el 4 de octubre. Al perder su mayoría absoluta, el primer ministro se encontraba en una situación bastante precaria.
Aún con la bendición del presidente de la república, su Gobierno de centroderecha nació tocado.

Aníbal Cavaco Silva se acogió a la tradición y utilizó sus poderes presidenciales para justificar su decisión de nombrar a Passos Coelho primer ministro.

“En cuarenta años de democracia en Portugal, la responsabilidad de formar gobierno siempre ha recaído en el ganador de las elecciones”, declaraba Aníbal Cavaco Silva.

El líder del partido socialista, António Costa, anunció que podía formar gobierno con el apoyo de la extrema izquierda, una alianza arriesgada pero con mayoría parlamentaria. Una opción que el presidente no tomó en cuenta.

“Resulta incomprensible que el presidente nombre a un primer ministro sabiendo que ni tiene ni tendrá la posibilidad de conseguir una mayoría en el Parlamento”, denunciaba António Costa.

Portugal se enfrenta a un escenario de inestabilidad política que se une a la frágil situación económica en la que se encuentra el país.

La deuda pública representa el 129% de su Producto Interior Bruto, el déficit en 2014 era del 7,2% y las previsiones de crecimiento para este año son del 1,6%.

En mayo del año pasado, Portugal se liberó de la tutela de la troika pero estos cuatro años de recortes han disparado las desigualdades y la pobreza.

El 19,5% de la población sobrevive con 411 euros al mes y el índice S80/20, que mide la diferencia entre los más ricos y los más pobres ha pasado de 6 puntos a 6,2 puntos.

Revertir esta tendencia y relanzar los ingresos de las familias son los mayores desafíos a los que se enfrentará el próximo Gobierno. El problema es que el margen de maniobra sigue siendo igual de estrecho.