Última hora

Última hora

Turquía-UE: ¿Fin de las negociaciones?

La publicación del informe en el que la UE ve un “retroceso significativo” de los derechos humanos en Turquía coincidence con el aniversario de la

Leyendo ahora:

Turquía-UE: ¿Fin de las negociaciones?

Tamaño de texto Aa Aa

La publicación del informe en el que la UE ve un “retroceso significativo” de los derechos humanos en Turquía coincidence con el aniversario de la muerte de Ataturk, el padre fundador de la Turquía moderna que en 1923 lanzó en su país una oleada de reformas de corte occidental para construir una nación a imagen y semejanza de las democracias europeas.
77 años después, Turquía parece dispuesta a tirar la toalla. Ya el pasado enero, el presidente turco se mostraba desafiante:

Recep Tayyip Erdogan. Presidente de Turquía:
“Turquía es ahora un país poderoso. Si aún ven a Turquía como un país que mendiga en la puerta de la UE se equivocan, Turquía no es un país que mendigue. Turquía es actualmente un país capaz de salir adelante por sí mismo y gracias a su determinación entraremos en la UE si nos aceptan. Pero si no lo hacen, se trazará su propio camino.”

Es más que probable que el nuevo informe exaspere aún más al presidente turco, que avalado por su importante victoria electoral parece cansado de que su país sea el eterno candidato y ha tomado su propio camino sin preocuparse por los dictados de Bruselas.

De hecho, su largo camino hacia la Unión Turquía comenzó el siglo pasado, y no es una frase hecha.
En 1963, Turquía firmó el Tratado de Ankara, en el que se contemplaba de forma explícita su plena adhesión en el futuro. El reconocimiento de su condición como país candidato en 1999 supuso el inicio de un proceso de reformas sin precedentes. Las negociaciones formales de adhesión comenzaron en 2005, tras el reconocimiento unánime de la UE del cumplimiento de los Criterios de Copenhague por parte de Turquía. Pero las cosas se complicaron a partir de un año antes, cuando Francia y Alemania bloquearon varios capítulos de las negociaciones.

Este año, aunque el Ejecutivo comunitario ha criticado con dureza la situación interna del país, Europa, desbordada, necesita a Turquía para hacer frente a la crisis de los refugiados.
De ahí la visita a Ankara de Angela Merkel el pasado octubre con la promesa de impulsar las negociaciones. Precisamente la gestión de la crisis de los refugiados es el único capítulo en el que Turquía ha salido bien parada en el informe.

Pero las promesas no parecen ya capaces de despertar el entusiasmo de la opinión pública turca, frustrada por los parones que ha habido hasta ahora. Cada vez más analistas coinciden en que el proceso de adhesión más largo y tortuoso de la historia de la UE está más cerca que nunca de terminar sin materializarse.