Última hora

Última hora

Innovación en la carretera gracias a las baterías de sodio

Estamos en Dresde, en Alemania. En las cercanías de un instituto de investigación un físico húngaro conduce un coche eléctrico. András Kovács

Leyendo ahora:

Innovación en la carretera gracias a las baterías de sodio

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en Dresde, en Alemania. En las cercanías de un instituto de investigación un físico húngaro conduce un coche eléctrico.

Punto de vista

Queremos que, en un futuro, los coches eléctricos funcionen con baterías de sodio que proporcionarán el doble de energía. Un coche eléctrico se podrá recargar totalmente en cinco minutos

András Kovács, director de la empresa Broadbit, tiene una idea para revolucionar el mercado: “Queremos que, en un futuro, los coches eléctricos funcionen con baterías de sodio. En comparación con las actuales, nuestra batería de sodio proporcionará el doble de energía. Además la recarga será más rápida, un coche eléctrico se podrá recargar totalmente en cinco minutos”.

Julián López Gómez, euronews:
¿Y cuáles son los desafíos técnicos que hay detrás de esta visión de batería del futuro?

András ha diseñado y probado baterías de alta capacidad para incrementar su potencia, fiabilidad y duración, permitiendo unos costes de producción mucho más reducidos en comparación con las baterías de iones de litio, Li-Ion.

“Los electrodos de la batería se han desarrollado en dos etapas. De entrada hemos diseñado los ánodos de sodio metálico. De hecho es la primera batería con estructura de sodio metálico. Luego hemos preparado los cátodos con una técnica especial de procesado en seco. Actualmente, el proceso químico para tratar y secar los cátodos de las baterías dura tres días. Con esta tecnología los electrodos se producen en seco más rápidamente”, destaca András.

euronews:
Y fue aquí en Lisboa, en Portugal, donde esta iniciativa recibió un significativo apoyo social”

András acaba de ganar la primera edición de un nuevo premio a la innovación First Innovation Radar Prize, otorgado por la Comisión Europea.

El jurado, como explica Stavriana A. Kofteros, ha valorado su esfuerzo para intentar revolucionar un sector emergente como el de los coches eléctricos. “Para iniciar una revolución, para desarrollar un invento transformador, hay que tener una gran propuesta que nada ni nadie pueda frenar. No podemos únicamente dedicarnos a perfeccionar poco a poco detalles menores de algo que ya existe. Un gran invento es aquel capaz de cambiar el statu quo del mercado. Para que esto suceda se necesita alguien innovador, lleno de energía con mucha pasión y con todo el empeño”, comenta Kofteros.

El objetivo de la Comisión Europea es ayudar a los innovadores a desarrollar su idea e introducir su producto en el mercado.

El director general de DG Connect, el organismo europeo responsable del programa de la Agenda Digital, Roberto Viola, destaca la importancia de fomentar este tipo de galardones: “Este premio era necesario porque la excelencia merece una recompensa. Los sueños merecen su premio, su recompensa. En consecuncia debemos trabajar juntos en esta dirección. Es importante que los jóvenes investigadores tengan retos. Se necesitan ideas porque sin ideas no vamos a ninguna parte. Pero también un mercado potencial porque sin mercado no hay nada que hacer. En consecuencia, ambas cosas tienen que desarrollarse conjuntamente. Es decir, una buena idea con una buena plataforma para llevarla hasta el mercado”.

Este es el caso de otros muchos innovadores europeos que como András tienen todo un camino por delante: “Nuestro laboratorio de investigación está terminado. Ahora estamos construyendo nuestra planta piloto que debería estar lista el año que viene. Esperamos ser capaces de lanzar nuestro producto al mercado en dos o tres años, nuestro invento podrá equipar cualquier coche eléctrico o incluso aviones. La fecha exacta de la comercialización dependerá de los inversores que puedan estar interesados en trabajar con nosotros”, explica Kovács.