Última hora

Última hora

La eurozona se ralentizó al 0,3% en el tercer trimestre, con moderaciones en Alemania y España

La economía de la eurozona se ralentizó ligeramente en el tercer trimestre, a causa de menores exportaciones en Alemania, Francia e Italia. Aunque

Leyendo ahora:

La eurozona se ralentizó al 0,3% en el tercer trimestre, con moderaciones en Alemania y España

Tamaño de texto Aa Aa

La economía de la eurozona se ralentizó ligeramente en el tercer trimestre, a causa de menores exportaciones en Alemania, Francia e Italia. Aunque España sigue mostrándose como uno de los países más dinámicos. Es lo que refleja la primera estimación de la oficina de estadísticas Eurostat, que sitúa el avance entre julio y septiembre de los países de la moneda única en tres décimas, una menos que en el trimestre anterior. Aunque a ritmo anual la progresión alcanza el 1,6 por ciento, siguiendo las previsiones de la Comisión Europea.

Por países, España creció en el tercer trimestre ocho décimas, dos menos que tres meses antes. Junto a Eslovaquia, es el país que más avanza en la eurozona. Francia pasó de un crecimiento nulo a progresar tres décimas. Lo mismo que Alemania, pero en este caso la economía líder retrocedió una décima. Italia también bajó de tres a dos décimas. Y, finalmente, Grecia volvió a hundirse con una caída de cinco décimas tras el control de capitales del verano pasado.

“En el tercer trimestre, observamos una neta desaceleración del crecimiento en Alemania y esto ha continuado en las primeras semanas del cuarto trimestre”, explica el analista Nick Parsons, jefe de estrategia global del National Australia Bank. “Y, si ahora, se miran las exportaciones alemanas, los pedidos a las fábricas, la producción… se dibuja un cuadro bastante sombrío”.

Ante este panorama, la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE) a principios de diciembre debe servir para que el organismo amplíe su política de estímulos monetarios, tal como su presidente Mario Draghi ya adelantó en octubre. La combinación de una inflación plana con un crecimiento débil apunta en esta dirección.

“El BCE posee tres armas potenciales a desplegar”, prosigue este analista. “Puede modificar el precio del dinero, puede cambiar la cantidad que compra o puede alargar el tiempo en que lo deja a disposición. No creo que use todas estas posibilidades al mismo tiempo. Porque, simplemente, querrá guardarse algo para no quedarse seco”.

Se especula con la opción de que el BCE aumente sus compras mensuales de activos de 60.000 a 80.000 millones de euros, aparte de alargarlas más allá de septiembre de 2016. Además, el tipo de los depósitos de los bancos en el organismo podría bajarse aun más al 0,2 por ciento negativo.