Última hora

Última hora

¿Es Molenbeek el hilo conductor del terrorismo en Europa?

Entrevistamos a Claude Moniquet confundador del Centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad.

Leyendo ahora:

¿Es Molenbeek el hilo conductor del terrorismo en Europa?

Tamaño de texto Aa Aa

El barrio de Molenbeek, en pleno centro de Bruselas, vuelve a estar en el punto de mira de los policías ya que la mayoría de los detenidos relacionados con el ataque de París tienen alguna vinculación con esta zona y tambien de aquí proceden la mayor parte de los que han ido a combatir en Siria al lado del autodenominado Estado Islámico. Esta mujer asegura que es imposible saber quién se ha radicalizado aquí: “Lo que ha pasado es muy, muy grave. No nos alegramos. Uno no puede saber lo que hace la gente aquí y lo que no hace. Pero cuando te enteras de lo que ha pasado te sorprendes cuando ves que es gente del barrio”.

Minuto de silencio a mediodía en el Ayuntamiento de Molenbeek. La alcaldesa, Françoise Schepmans, ha recordado que este es un barrio aparentemente tranquilo y ha reconocido que no han sabido detectar el peligro: “El día a día en Molenbeek transcurre bien, es eso también quizá lo que nos ha confundido. No hay dificultades en el día a día. Pero también hay personas que viven al margen, hemos dejado que vivan al margen y no nos hemos enfrentado al problema”.

Según el primer teniente de alcalde, Ahmed El Khannouss, esta zona es una de las preferidas por los yihadistas porque ofrece muchas oportunidades para pasar desapercibidos e incluso esconderse: “Tenemos barrios con edificios muy viejos donde los alquileres son baratos y hay una gran rotación de la población. Cuando una persona tiene malas intenciones lo primero que hace es buscar una comuna donde se pueda mezclar con el resto de la gente”.

Los vecinos del barrio, como esta trabajadora del centro de salud, piden que, aunque haya terroristas, no se acuse a todos los que vive aqui ni se señale a la religión: “Estamos muy consternados, muy desanimados. Condenamos estos atentados pero al mismo tiempo todos los vecinos no son culplables de lo que ha pasado: Pero sobre todo no hay que confudirlo con la religión ya que la religión nunca ha dicho que haya que matar a nadie”.

Entrevistamos a Claude Moniquet, antiguo agente secreto y confundador del Centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad

euronews:
¿Molenbeek es la base del terrorismo yihadista en Europa?

Claude Moniquet, confundador del Centro Europeo de Inteligencia Estratégica y Seguridad:

“No, no es la base del yihadismo en Europa. En muchos asuntos franceses y desde hace mucho tiempo, desde hace 20 años, encontramos efectivamente pistas en Bruselas, pistas en Molenbeek. Cuando trabajaba, hace 20 años, sobre la red del Grupo Islámico Armado, que había estallado bombas en París, encontramos información relacionada con Molenbeek. Así que sí, claramente hay un problema en este barrio provocado por el hecho de que hay una comunidad lingüística y también una proximidad con Francia. Y por tanto una interpenetración de los movimientos islamistas a ambos lados de la frontera”.

euronews:
¿Hay un problema belga en la lucha contra el yihadismo en Europa?

Claude Moniquet:
“Hay una situación difícil, que es difícil de manejar. Que es difícil de manejar para todos, tanto los franceses, como los británicos y los belgas. Ha habido demasiada tolerancia durante mucho tiempo y después, sin duda, muy pocos medios para enfrentarse hoy a una amenaza que es una amenaza masiva. Hace diez años, cuando se hablaba de Al Qaeda, en Europa había unos pocos cientos de simpatizantes del terrorismo islamista. Hoy con el autoproclamado Estado Islámico hay 6 o 7 mil europeos unidos a la yihad o que quieren unirse. Y sin duda 10 o 15 mil simpatizantes”.

euronews:
El ministro belga del Interior ha dicho que va a hacer limpieza en Molenbeek. ¿Qué quiere decir con estas palabras?

Claude Moniquet:
“Creo que el término limpieza ha sido sin duda muy inapropiado. Hay un problema local en Molenbeek, que es el hecho de que en una comuna difícil las autoridades locales durante 20 años y por razones políticas han dejado que se desarrolle una situación que hoy está totalmente fuera de control. Y la policía local está muy desanimada porque no han podido hacer ciertas cosas, registros, operaciones de control y de vigilancia. Y el ministro del Interior se ha dado cuenta de que se tomaron una serie de decisiones en enero que correspondía aplicar a los policías y no lo han hecho en Molenbeek. Así que creo que como ministro de Interior ha decidido responsabilizarse de este asunto e imponer a la policía de Molenbeek que trabaje como la policía de otros países y de otras ciudades de Bélgica”.

euronews:
¿Qué opina sobre las medidas que se pueden aplicar contra este tipo de ataques en Europa?

Claude Moniquet:
“Lo que se necesitan son medidas legales fuertes. En Francia lo que va a ocurrir es que habrá una serie de medidas, incluidas sin duda medidas de vigilancia, quizás arrestos domiciliarios. Bélgica tiene un marco legal diferente así que este país no va a detener mañana a 500 personas. Pero es posible en Bélgica, y yo creo que es un debate actual, que se aprueben leyes que permitan criminalizar a las personas que vuelvan de Siria, algo que no ocurre hoy. Es necesario demostrar que alguien ha cometido un crimen en un sitio, un día y a una hora determinada contra una persona. Es obviamente imposible”

euronews:
¿Usted considera también la posibilidad de que un día haya un sistema europeo centralizado en inteligencia?

Claude Moniquet:
“Los servicios de inteligencia son una cosa muy complicada, no se trabaja de la misma forma en todos los países. Por ejemplo en los países extremadamente liberales, como los escandinavos o si pensamos en Holanda, o Francia, Reino Unido por otro lado, no tienen los mismo servicios de información. Los métodos no son iguales. Por ejemplo Francia y Reino Unido tienen servicios ofensivos, lo que quiere decir que actúan en el extranjero, de manera ilegal, por supuesto, lo que también permite realizar operaciones de eliminación, algo que los daneses, suizos, belgas o luxemburgueses no harían nunca. Así que no tenemos los mismos métodos. Nosotros no tenemos la misma cultura de información. Tenemos de manera general una reticencia a comapartir el secreto”.