Última hora

Última hora

La revolución clínica de My Spine

Leyendo ahora:

La revolución clínica de My Spine

Tamaño de texto Aa Aa

Curar las patologías de la columna vertebral gracias a un avatar, un paciente virtual creado por ordenador. Ese es el objetivo de un proyecto de

Curar las patologías de la columna vertebral gracias a un avatar, un paciente virtual creado por ordenador. Ese es el objetivo de un proyecto de investigación europeo que hemos venido a conocer a Budapest, en Hungría.

El proyecto Myspine consiste en la creación de una plataforma digital que, basándose en los datos clínicos del paciente, permite a los médicos hacer una réplica en 3D de la columna vertebral. El modelo importa los datos clínicos y los transforma en una imagen por la que los médicos pueden navegar y observar desde diferentes puntos de vista. Lo hacen así:

“MySpine utiliza dos tipos de informaciones. Las más importantes llegan de la imagen por resonancia magnética (IRM) y de la tomografía computarizada (TC). De la imagen por resonancia obtenemos datos sobre el cartílago y la tomografía nos proporciona datos del tejido óseo. Así podemos visualizar la columna y las vértebras. Combinando estas informaciones conseguimos un modelo específico de cada paciente” explica Peter Endre Éltes, investigador médico del Centro Nacional de Enfermedades de la Columna vertebral.

“Básicamente el rol que desarrollamos fue el de usar algoritmos para el proceso de imágenes, que nos pasan de las imágenes médicas como la transmiten los cirujanos, a una forma digital que pueda ser manipulable”, dice el ingeniero Alejandro Frangi, de la universidad de Sheffield.

Actualmente el tratamiento de la degeneración de la columna vertebral está basado en el método de ensayo y error. A partir de ahora se podrán probar en el ordenador las diferentes opciones de tratamiento para ver cómo reacciona el paciente a cada una de ellas.

“Reconstruimos el modelo en tres dimensiones para crear un modelo físico y virtual de la columna lumbar de cada paciente. Después simulamos la actividad física de cada uno de ellos en función de su altura, su peso y sus actividades diarias” cuenta Damian Lacroix, coordinador del proyecto MySpine.

Un importante paso adelante que permite a los médicos conocer de antemano cómo actuarán los tratamientos… y no solo a corto plazo.

“Por eso intentamos encontrar o desarrollar una manera individualizada de predecir los efectos del tratamiento a largo plazo, de cinco o diez años, y hacerlo de forma exacta”, dice Áron Lazàry, cirujano del Centro Nacional de Enfermedades de la Columna vertebral.

Michele Carlino, euronews: “Pero, ¿qué cambia para los pacientes?”

Para algunos, como esta joven, la terapia elaborada a partir del modelo 3D puede asociar la intervención quirúrgica a un programa de actividad física, obteniendo una mejora general de la calidad de vida.

“Me recuperé muy rápido de la operación”, cuenta Dóra Gömbös. “Tuve que cambiar mi vida, mi rutina diaria, hacer deporte, recibir masajes. Tuve que reprogramar completamente mi vida, pero ahora todo va bien”.

La digitalización de las operaciones promete hacer avanzar rápidamente los tratamientos médicos. Podemos predecir un futuro en el que cada paciente tendrá su propio “avatar”.

“Estamos realmente al inicio de una revolución clínica con la utilización de estos instrumentos digitales, al poder simular cuál será la reacción del cuerpo humano tras una operación”, concluye Lacroix.

www.myspineproject.eu