Última hora

Última hora

Turismo y hostelería empiezan a notar los efectos de los atentados en París

Los primeros afectados a nivel económico por los ataques del viernes en París son la hostelería, el turismo y los eventos. Si como se prevé se repite

Leyendo ahora:

Turismo y hostelería empiezan a notar los efectos de los atentados en París

Tamaño de texto Aa Aa

Los primeros afectados a nivel económico por los ataques del viernes en París son la hostelería, el turismo y los eventos. Si como se prevé se repite o incluso aumenta un sentimiento de desconfiaza temporal por parte de los consumidores tanto internos como externos, tiendas, restaurantes, hoteles y museos registrarán menos visitantes de lo habitual. En enero, tras los atentados al semanario ‘Charlie Hebdo’ y un supermercado judío, la cifra de negocios de los comercios cayó durante tres semanas un diez por ciento. Pero esta vez se teme que el efecto sea más largo.

“A corto plazo, el mundo económico se verá afectado en dos frentes”, explica el analista financiero James Bevan, de CCLA. “Primero, habrá una preocupación por el impacto en el comportamiento personal y este afecta tanto al gasto de los consumidores como a las inversiones de las empresas. Particularmente, en sectores como el hotelero y el tráfico aéreo. A largo plazo, podría haber un endurecimiento en las fronteras y posibles desacuerdos sobre el libre comercio. Lo que sería una mala noticia para la economía en general”.

En el sector turístico, ya se han empezado a notar las consecuencias con visitantes que se marchan antes o anulan sus reservas. Además, esto se produce en un momento especialmente delicado a poco más de un mes de las vacaciones navideñas. Este año, Francia quería batir el récord de 85 millones de turistas extranjeros. Sin embargo, desde enero, los japoneses habían tardado en volver a escoger al país como destino. Y los estadounidenses también fueron menos asiduos.

Algunos grandes congresos y seminarios ya se han cancelado. Los responsables de la hosteleria calculan que esta semana tienen ya un diez por ciento menos de clientes. Por otra parte, este movimiento a la baja también se ve en los aeropuertos. Por ello, aerolíneas como Air France han decidido aceptar aplazamientos sin coste para los billetes hasta el 22 de noviembre.

Pero es difícil saber cuál será el comportamiento general de aquí a uno o dos meses. Los especialistas recomiendan un apoyo financiero por parte del Estado a los sectores tocados. Aunque tampoco la economía francesa puede permitirse muchas alegrías ahora que justo empezaba a crecer por encima del uno por ciento.