Última hora

Última hora

Los dos hermanos yihadistas belgas fueron interrogados por su radicalidad antes de los atentados

Bélgica sigue en máxima alerta. Uno de los epicentros de la investigación por parte de las autoridades belgas es el barrio de Molenbeek, en

Leyendo ahora:

Los dos hermanos yihadistas belgas fueron interrogados por su radicalidad antes de los atentados

Tamaño de texto Aa Aa

Bélgica sigue en máxima alerta.

Uno de los epicentros de la investigación por parte de las autoridades belgas es el barrio de Molenbeek, en Bruselas. En esta zona se encuentra el bar de uno de los yihadistas que perpetraron los atentados del viernes. Se trata de Ibrahim Adbeslam. Su hermano Salah sigue en busca y captura.

“Era una persona que miraba muchos vídeos del grupo Estado Islámico. A veces, cuando estaba enfadado, decía que lo iba a volar todo pero era una persona que fumaba mucha marihuana así que piensas que es su cerebro que está afectado por fumar tanta marihuana. Cuando decía ese tipo de cosas pensaba que estaba un poco chiflado, un poco loco. Ibrahim vino hace más de una semana al barrio y nos preguntó si podíamos esconder unos kalachnikovs. Como sabíamos cómo era, no le creímos pero el nos dijo que sí era verdad y que tenía suficientes explosivos para hacer saltar toda Bélgica”, decía un conocido de Ibrahim.

Lo que sorprende a las autoridades francesas es que antes de los atentados, la Policía belga interrogó a los dos hermanos y no les informó. Según la prensa local, Ibrahim intentó viajar a Siria en enero pero fue interceptado antes de cruzar la frontera en Turquía.

“Los hermanos Abdeslam no estaban dejados de la mano de Dios. No son unos pobres chavales que viven en la calle y cuyos padres no tienen nada. Son jóvenes que han tenido educación, a los que se les ha dado un trabajo y provienen de una familia a la que se le ha dado una vivienda. A pesar de eso, han caído en la radicalidad, en el terrorismo”, apuntaba la alcaldesa de Molenbeek, Françoise Schepmans.

La Fiscalía belga asegura que sabía que los dos hermanos se habían radicalizado y que querían viajar a Siria pero pensaban que no suponían una amenaza ya que no tenían pruebas de que se hubieran unido a ningún grupo terrorista.