Última hora

Última hora

Molenbeek sigue centrando la atención internacional

Los polícias continúan registrando este barrio de Bruselas donde vivieron varios de los implicados en los atentados de París.

Leyendo ahora:

Molenbeek sigue centrando la atención internacional

Tamaño de texto Aa Aa

En Bélgica las fuerzas de seguridad siguen registrando lugares relacionados con los implicados en los ataques de París del pasado viernes. Los agentes han interrogado a nueve personas, principalmente en el barrio bruselense de Molenbeek, una zona que sigue centrando la atencion de los servicios de seguridad y los medios de comunicación.

“Nuestra religión nunca ha dicho que haya que matar a inocentes. No está bien y estamos en contra de todo esto. Somos personas que respetamos este país. Nos encanta este país. Somos inmigrantes y lo único que queremos en vivir en paz, es lo único que pedimos”, dice esta mujer.

Patricia Polanco dirige un centro médico aquí y nos comenta que ha notado un cambio de actitud entre los pacientes: “Hay mucho miedo, especialmente entre los padres, que sufren por las consecuencias que todo esto pueda tener en sus hijos. Muchas familias son de origen magrebí y sienten que la forma de mirar por calle ha cambiado y así también es como lo perciben a través de los medios de comunicación”.

Los periodistas llevan al menos cinco dias informando desde este barrio de 95.000 habitantes, en pleno centro de la capital belga, y considerado como el refugido de buena parte de los yihadistas en la Union Europea.

Hemos entrevistado al imán de la Gran Mezquita de Bruselas, Mohamed Galaye Ndiaye.

Charles Salamé, euronews:
¿Cuáles son sus sentimientos y su mensaje de cara a ultimos acontecimientos ocurridos en París?

Mouhamde Galaye Ndiaye, imán de la Gran Mezquita de Bruselas:
“Mire, nos hemos enterado de esto con un sentimiento de pavor y con un doble dolor. Dolor por el pueblo francés y por Francia a los que expresamos nuestras más sinceras condolencias. Y dolor por el islam, que se encuentra hoy en el banquillo de los acusados. Así que cada vez que hay ataques vienen a interrogarnos y a preguntarnos cuáles son nuestros sentimientos, nuestra posición. Estamos aquí para condenar y condenamos estos actos, pero también nos preguntamos qué están haciendo realmente las autoridades para erradicar este fenómeno llamado terrorismo, el enermigo de todo ser humano hoy”.

euronews:
¿Qué están haciendo ustedes específicamente para combatir esta ola de radicalización?

Galaye:
“Hoy día se señala con el dedo sobre todo al barrio de Molenbeek. Si analizamos los hechos, nos damos cuenta de que estos jóvenes radicalizados son víctimas, porque en este tipo de barrios desfavorecidos, como la periferia de Francia, hay jóvenes que abandonan los estudios, hay delincuencia, hay que gente que pierde su empleo o directamente no tiene trabajo, hay familias con padres divorciados, así que estos chicos están en situaciones catastróficas, una presa fácil para los que intentan reclutar a gente para este tipo de ataques o hacer daño”.

euronews:
Pero el fracaso escolar y la pobreza están por todas partes, en todas las culturas, en todas la religiones. ¿Por qué esta radicalización dentro del islam?

Galaye:
“No es dentro del islam. Estas personas que hablan en nombre del islam, que actúan en nombre del islam, en realidad tienen fines políticos u otros, y a veces lo hacen por odio a Occidente. También hay que analizarlo porque hay un descontento en relación con lo que pasa en el mundo árabe, como sabe, en Irak y en otras partes, como en Palestina. Y la gente a veces mezcla estos conceptos y los relacionan y dicen que actúan en nombre del islam”.

euronews:
¿Usted está a favor o en contra de enviar de vuelta a los imanes radicalizados?

Galaye:
“Ese es el trabajo del Estado. El problema es la palabra radicalización que crea polémica hoy. No se puede decir que alguien que lleva barba es un radical. Hay que centrarse en el yihadismo violento, los que actúan con violencia, que desmuestran su odio por occidente y contra otros seres humanos. Estas personas son las que consideramos radicalizadas. Pero el hecho de que me ponga una camisa islámica, me deje barba y vaya a la mezquita no quiere decir que sea radical”.