Última hora

Última hora

El bloqueo de las fronteras y el invierno ponen a miles de refugiados en una situación insostenible

En las islas griegas, la llegada de refugiados ha disminuido drásticamente en los últimos días según la Organización Internacional para las

Leyendo ahora:

El bloqueo de las fronteras y el invierno ponen a miles de refugiados en una situación insostenible

Tamaño de texto Aa Aa

En las islas griegas, la llegada de refugiados ha disminuido drásticamente en los últimos días según la Organización Internacional para las Migraciones. Si en noviembre se registró un promedio de 4.500 entradas al día, desde el domingo son menos de 200. Pero los que llegan ahora que empieza el invierno, como este grupo de treinta personas que desembarcan en Lesbos, se juegan más que nunca la vida.

Punto de vista

"No son conscientes de lo peligrosa que es la travesía. Piensan que van a estar a salvo en un barco seguro y que el mar va a estar en calma. Hay muchos refugiados que nos dicen que una vez que han pagado, les amenazan con pistolas para que se suban en los botes aunque no quieran hacerlo."

Patric Mansour, del Consejo Noruego para Refugiados:
“No son conscientes de lo peligrosa que es la travesía. Piensan que van a estar a salvo en un barco seguro y que el mar va a estar en calma. Hay muchos refugiados que nos dicen que una vez que han pagado, les amenazan con pistolas para que se suban en los botes aunque no quieran hacerlo.”

En la ruta de los Balcanes, varios países bloquean desde el jueves el paso de todos los que no sean sirios, iraquíes o afganos, pero los refugiados siguen agolpándose en la frontera austroalemana, ahora bajo el frío y la nieve.

Rudolf Hoeser, portavoz de la policía alemana:
“A partir del 5 de diciembre habrá un nuevo procedimiento. Se construirá un centro de invierno en Nebelberg, Austria, desde donde los migrantes serán trasladados directamente a Wegscheid en autobús para que no tengan que pasar andando la frontera.”

Alemania calcula que llegará al millón de refugiados antes de finales de año, por lo que la prioridad es improvisar alojamientos para todas esas personas. De hecho, cada día, un nuevo gimnasio se transforma en centro de acogida.

Suecia alcanzará este año las 190.000 solicitudes de asilo, de las que 800.000 corresponden a los dos últimos meses. Ante este incremento de peticiones, el primer ministro anunció ayer un endurecimiento temporal del derecho al asilo.

Stefan Löfven, primer ministro de Suecia:
“Los municipios ya no pueden recibir solicitantes de asilo de una manera segura, las autoridades no pueden hacer frente a este esfuerzo. La Junta de Inmigración no puede proporcionar camas para todas las personas que vienen. Esta es una situación insostenible. Ahora la gente debe buscar asilo en otros países de la UE.”

Pero no será fácil. Polonia, por ejemplo, acaba de dar marcha atrás en su compromiso de aceptar una cuota de 7.000 refugiados. Además están los solicitantes de asilo que no son sirios, iraquíes ni afganos y que están ya en la Unión Europea, como aquí, en Grecia y que se niegan a ser repatriados.