Última hora

Última hora

Aumenta el cruce de declaraciones entre Ankara y Moscú por el derribo del caza ruso

Del derribo del caza ruso a beneficiarse de las actividades de Dáesh. Moscú y Ankara endurecen las acusaciones.

Leyendo ahora:

Aumenta el cruce de declaraciones entre Ankara y Moscú por el derribo del caza ruso

Tamaño de texto Aa Aa

Guerra de declaraciones ente Ankara y Moscú tras el derribo de una caza ruso por el ejército turco. Hasta ahora ambos países defendían sus posturas sobre si el avión estaba o no en espacio aéreo turco y si hubo advertencias previas, pero el tono ha subido a nivel diplomático.

“Aún no hemos recibido ni una disculpa por parte de políticos turcos de alto nivel, ni ninguna proposición para compensar el daño, ni promesas de que castigarán a los criminales culpables. La impresión es que los responsables turcos están llevando las relaciones ruso-turcas a un punto muerto y lo lamentamos”, decía e presidente ruso Vladimir Putin.

“Si la misma violación ocurriese hoy, Turquía reaccionaría de la misma forma. No es el país que ha sufrido una violación semejante, sino el que la ha realizado, el que debería cuestionarse a si mismo y tomar las medidas necesarias para evitar que este incidente se repita”, respondía su homólogo turco Recep Tayyip Erdoğan

Los reproches no se limitan al derribo del avión, sino que van más allá. Ambos se acusan mutuamente de ser responsables del alzamiento y crecimiento del grupo yihadista Dáesh e incluso de beneficiarse de sus actividades.

“Los terroristas y su comercio ilegal de petróleo, drogas y tráfico humano… No es algo que se haya simplemente protegido o se este protegiendo, sino que incluso algunos están haciendo mucho dinero con ello. Cientos y miles de millones de dólares”, decía Putin en alusión a Turquía.

La defensa Erdoğan no se hizo esperar: “Si se quiere buscar a un responsable por las armas y el apoyo financiero que recibe Dáesh, en primer lugar habría que mirar al régimen de Bashar al Asad, a los países que le apoyan y actúan con él”.

Las embajadas y consulados de ambos países han sido objetos de manifestaciones de protesta. Por su parte, la comunidad internacional ha pedido a los dos países que reaccionen con moderación para evitar una escalada de violencia que desestabilice aún más Siria y el resto de la región .