Última hora

Última hora

El FBI no sabe si el tiroteo en California es un atentado terrorista

Dos sospechosos muertos en un enfrentamiento con la policía. Un tercero, detenido.

Leyendo ahora:

El FBI no sabe si el tiroteo en California es un atentado terrorista

Tamaño de texto Aa Aa

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, aunque por ahora no hay ninguna reivindicación de ningún grupo. Dos de los sospechosos han muerto en un enfrentamiento posterior con las unidades de élite de la Policía. Un hombre y una mujer, los dos iban armados con fusiles de asalto y vestían ropas similares al que las fuerzas especiales emplean en los asaltos.

Un tercer sospechoso está detenido. El drama ocurrió en torno al mediodía en un centro de ayuda a discapacitados de San Bernardino. Varios individuos abrieron fuego de repente- sin razón aparente- contra un grupo de personas que se había reunido en una fiesta privadas. Resultado: 14 muertos y 17 heridos, dos de ellos en estado crítico.

Después, los asaltantes huyeron en un todoterreno negro. Un chivatazo permitió a la policía localizar el vehículo en Redlands, cerca de San Bernardino. Los agentes lo siguieron cuando volvía a San Bernardino y sus dos ocupantes- el hombre y la mujer- murieron en el intercambio de fuego que se produjo.

Es la peor matanza que sufre Estados Unidos desde la de la escuela Sandy Hook, en el pueblo de Newton hace más de dos años.

Los principales candidatos a la Casa Blanca, tanto demócratas como republicanos reaccionaron con rapidez a lo que, al principio, parecía el habitual tiroteo que se repite y repite en Estados Unidos.

Hillary Clinton decía en Twitter que se negaba a aceptar que esta fuera la nueva realidad del país.

El aspirante republicano, Donald Trump, se solidarizaba con las víctimas y sus familiares también en esa red social.

Mientras Jeb Bush informaba de que rezaba por los muertos.

El viernes pasado, ocurrió en Colorado. Y el domingo anterior, en Nueva Orleans. Una matanza por semana en Estados Unidos. En lo que va de año se han producido 355 tiroteos graves en Estados Unidos.