Última hora

Última hora

Dáesh: el verdugo del checheno decapitado es ruso

El verdugo del checheno decapitado por Dáesh es ruso. Es lo que se desprende del vídeo de la ejecución difundido íntegramente en ruso y subtitulado

Leyendo ahora:

Dáesh: el verdugo del checheno decapitado es ruso

Tamaño de texto Aa Aa

El verdugo del checheno decapitado por Dáesh es ruso.

Punto de vista

El Kremlin será nuestro. El infiel temblará. La ciudad rusa será sacudida por Alá. Aviso a Moscú: quien quiera vivir deberá pagar el impuesto si rechaza el Islam. Os arrinconaremos. No podréis escapar. Viviréis una vida de humillación.

Es lo que se desprende del vídeo de la ejecución difundido íntegramente en ruso y subtitulado en árabe. El yihadista ruso decapitado se había unido a las filas de Dáesh en Siria, pero según explica su ejecutor era en realidad “un agente del servicio federal de seguridad ruso enviado especialmente a Siria por la inteligencia moscovita.”

Según la prensa rusa, el ejecutado, de 23 años es Magomed Khasiev, nacido en Tcheliabinsk, huérfano a los 9 años y adoptado después por una familia chechena.

Es la primera vez que se tiene constancia de que un yihadista rusoparlante asesina a un compatriota, pero no es la primera vez que Dáesh amenaza al presidente ruso, Vladimir Putin, por respaldar a su aliado, Bachar al Assad, en Siria. En el vídeo se pronuncian amenazas como: “El Kremlin será nuestro. El infiel temblará. La ciudad rusa será sacudida por Alá. Aviso a Moscú: quien quiera vivir deberá pagar el impuesto si rechaza el Islam. Os arrinconaremos. No podréis escapar. Viviréis una vida de humillación solamente”

La reacción de el presidente de la región rusa de Chechenia, Ramzan Kadyrov, ha sido inmediata y también en forma de amenaza:
“El ciudadano ruso decapitado es checheno. Disponemos de pruebas confirmadas. No creo que trabajara para nadie. En mi opinión, le fue tendida una trampa. Quien mató a nuestro ciudadano, no debe vivir. Lo enviaremos al otro mundo, le daremos un pasaje de ida.”

Se calcula que entre 2.000 y 5.000 rusos, la mayoría chechenos, comabaten en las filas de Dáesh en Irak y Siria.