Última hora

Última hora

La tradición pacifista de la Bundeswehr

El pacifismo de la Bundeswehr está inscrito en su ADN. Creado en 1955 a petición de los Aliados, el Ejército Nacional Alemán se integró rápidamente

Leyendo ahora:

La tradición pacifista de la Bundeswehr

Tamaño de texto Aa Aa

El pacifismo de la Bundeswehr está inscrito en su ADN. Creado en 1955 a petición de los Aliados, el Ejército Nacional Alemán se integró rápidamente en la OTAN, y su misión quedó claramente definida: la defensa de Alemania y sus aliados. Y es ese papel el que adopta desde su creación hasta el final de la Guerra Fría.

En 1955, el trauma del poder nazi seguía aún muy presente. Europa temía una invasión soviética. Alemania se convirtió en el puesto avanzado de la defensa de Occidente frente a ese peligro. Y mantuvo ese papel, absteniéndose de cualquier intervención hasta el colapso de la URSS, la caída del muro y la reunificación.

Pero aunque la fusión de las dos alemanias cambió los esquemas y las mentalidades, los alemanes conservaron una aversión profunda por la guerra. Regularmente, como este jueves, la población se manifiesta masivamente contra una intervención alemana en el exterior. Además del voto en el Parlamento, las autoridades tienen que bregar con una opinión pública abiertamente hostil.

La oposición popular disminuye cuando se trata de misiones de paz. El Ejército alemán participó la primera vez en Somalia en 1993 bajo la égida de la ONU. Pero el cambio real se operó dos años después, cuando se sumó a las operaciones de la Otan en Bosnia y en kosovo en 1999.

Aunque la mentalidad pacifista sigue estando muy arraigada, actualmente hay más de 3.000 militares alemanes en nueve países del mundo, aunque la mayoría de los efectivos se concentran en Afganistán, en el marco de la Fuerza Internacional de Asistencia y de Seguridad de la OTAN.

Su cautela a la hora de sumarse a operaciones militares junto a sus socios ha dado al país muchos dolores de cabeza. En 2011, por ejemplo, durante el decisivo voto en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la intervención en Libia, Alemania se abstuvo al igual que Rusia y China, aislándose de sus socios europeos. Esta decisión fue muy criticada en Europa e incluso dentro de las fronteras alemanas.

El año pasado, el país metió un pie en la guerra contra Dáesh proporcionando armas y formando a los peshmergas que luchan contra los yihadistas. La votación de este viernes marca su entrada de lleno en una nueva etapa.