Última hora

Última hora

Angola apuesta por la agricultura ante la caída del precio del petróleo

Estas matas de plátanos son el oro verde de Angola. Este país es el segundo productor de petróleo de África, pero sus ingresos petroleros se han

Leyendo ahora:

Angola apuesta por la agricultura ante la caída del precio del petróleo

Tamaño de texto Aa Aa

Estas matas de plátanos son el oro verde de Angola. Este país es el segundo productor de petróleo de África, pero sus ingresos petroleros se han dividido al menos por tres a lo largo de los últimos dos años. El futuro del país pasa por la diversificación de su economía, en cuyo primer nivel está la agricultura.

Angola fue uno de los principales exportadores de café, sisal y caña de azúcar en los años setenta, pero perdió esta ventaja competitiva durante los 27 años de guerra civil que sufrió, entre 1975 y 2002. Hoy, para diversificar su economía y mantener la seguridad alimentaria para su población, este extenso país esta invirtiendo en más de 58 millones de hectáreas de tierra cultivable. Como en estas 4.628 hectáreas de granja en la provincia de Bengo, a una hora y media en coche de la capital del país, Luanda.

En 2011, era un importador neto de plátanos. Tres años después produce 253.000 toneladas, siendo autosuficiente en el mercado.

“Creemos que el plátano es el “oro verde”. No solo en términos de valor comercial, sino también en su valor nutricional y por todo lo que aporta a las familias. El plátano contribuye significativamente a la diversificación de la economía. Tengo un buen ejemplo: el volumen anual de venta de plátanos solo en esta zona, el perímetro irrigado de Caxito, es de casi 95 millones de euros. Y, ya se está exportando plátanos a África subsahariana. A la República Democrática del Congo hemos exportado 10 toneladas de plátanos solo en el mes de octubre”, explica João Mpilamos, presidente de Caxito Rega, S.A.

El Gobierno apoya al sector agrícola con la creación de centros de formación, microcréditos y proyectos de irrigación. Dos de los 24 millones de habitantes que tiene Angola, son pequeños agricultores sin maquinaria agrícola moderna que generan el 80% de la producción de cereales, tubérculos y verduras.

“Trabajo aquí en el campo donde se producen los alimentos y luego voy al mercado para venderlos”, señala una campesina.

El Gobierno y las asociaciones locales ayudan con caminos para el transporte para la recolección y distribución de la mercancía. Los productos que se encuentran en los estantes de supermercados como este en Luanda son de producción local, promocionados, con precios asequibles para la emergente clase media. La mitad de los angoleños viven con menos de dos dólares al día.

“El 35% de lo que hoy son nuestras ventas vienen de lo que se genera en Angola. Ya hay algunos productores nacionales que también están vendiendo para el mercado internacional. Se están realizando exportaciones al mercado regional africano y también hay indicadores que son evaluados cada seis meses, indican que Angola puede convertirse en un importante exportador no solo para los mercados africanos, sino para todo el mundo”, asegura João Pedro Santos, director general de los supermercados Kero.

El objetivo es que el nivel nacional actual alcance el internacional respecto a las normas de salud e higiene, especialmente las pequeñas y medianas empresas africanas. Es el caso de Refriango, una empresa especializada en la producción y distribución de botellas de agua, zumos y bebidas, con 3.800 trabajadores, que es el líder indiscutible en el mercado de de los países de habla portuguesa en el continente africano.

“Nuestros niveles en términos de calidad ayudan porque fuimos la primera empresa de alimentación en recibir estos certificados. Obtuvimos el certificado ISO22000. Nuestros laboratorios han trabajado muy duro, esta certificación ha ayudado para obtener los certificados internacionales”, comenta Estevão Daniel, director ejecutivo de Refriango

En agosto de 2015 se destruyeron 11 millones de huevos importados en el puerto de Luanda porque no alcanzaban los estándares de sanidad angoleños. Las nuevas cuotas de importación afectan a 27 productos. Una regulación que estimula la producción nacional aunque haya que aumentar el precio. Elizabete Dias Dos Santos, es la directora de administración de Diside: “Es nuestra responsabilidad ante los productores y los consumidores. Y la preocupación es que estamos tratando con la salud pública. Consumidores y productores, tenemos la responsabilidad de informar a nuestros consumidores de que lo que se fabrica en Angola de de alta calidad, que tiene validez y credibilidad”.

Angola ha logrado dar pasos remarcables en el desarrollo de su infraestructura durante la pasada década pero sigue habiendo desafíos en la cadena de suministro, la logística y el transporte que dificultan el desarrollo de la industria local. El potencial económico del país es amplio. Pero, ahora, la pregunta es: ¿Será capaz Angola de transformar la base de su economía, centrada en el petróleo, hacia una economía empresarial diversificada y competitiva? Está en sus manos.