Última hora

Última hora

Svetlana Aleksiévich: "Todos los escritores rusos que han ganado el Nobel han sido perseguidos en Rusia"

Todos los escritores rusos que han ganado el Premio Nobel han sido perseguidos en Rusia. Es lo que nos ha contado la autora galardonada este año

Leyendo ahora:

Svetlana Aleksiévich: "Todos los escritores rusos que han ganado el Nobel han sido perseguidos en Rusia"

Tamaño de texto Aa Aa

Todos los escritores rusos que han ganado el Premio Nobel han sido perseguidos en Rusia. Es lo que nos ha contado la autora galardonada este año, Svetlana Aleksiévich, de Bielorrusia. Cuando consiguió el Nobel muchos rusos se indignaron por sus opiniones contra el presidente ruso Vladímir Putin. En esta entrevista, Aleksiévich nos habla de la situación actual en Rusia, de la reacción de sus compatriotas y del futuro europeo de Ucrania.

Natalia Richardson-Vikulina, euronews:

Svetlana Alexandrovna, muchas gracias por aceptar esta entrevista con Euronews. ¿En qué ha cambiado su vida tras ganar el Premio Nobel?

Svetlana Aleksiévich:

“Ha sido hace tan poco que no me he dado cuenta todavía pero mi vida ha cambiado. He conocido a mucha gente y estoy viajando mucho”.

euronews:

¿Siente de alguna manera que su sitio ha cambiado, que tiene más influencia en la sociedad?

Svetlana Aleksiévich:

“Bueno, mi posición en la sociedad no ha cambiado, es igual que antes. Pero es cierto que en mi primera rueda de prensa me preguntaron por la situación en Ucrania. Dije lo que pienso, que es una ocupación y que Putin ha desatado una guerra civil. Ese tipo de conflictos pueden surgir en cualquier lugar. En Bielorrusia se pueden provocar, puedes enfrentar a la gente. Todo es posible. Siempre lo dije pero el jefe de prensa de Putin nunca se dio por aludido y ahora dice que no tengo toda la información. Lo único cierto es que no hay ninguna diferencia. Puedes ganar tres veces el Nobel, los dirigentes autoritarios seguirán sin escucharnos”.

euronews:

¿Cómo ha reaccionado el presidente bielorruso Lukashenko a su galardón?

Svetlana Aleksiévich:

“Al final del día me felicitó. Lo hizo después de Gorbachov y de los presidentes de Alemania y Francia. El país estaba celebrando las elecciones presidenciales y había muchos observadores internacionales. En cuanto pasaron los comicios y los observadores se fueron dijo que estaba difamando a mi país. Nada nuevo, lo mismo de siempre”.

euronews:

Su Premio Nobel fue un revulsivo en la sociedad rusa. Mucha gente dijo que le dieron el galardón por su postura contra Putin. ¿Le sorprendió esa reacción o se la esperaba?

Svetlana Aleksiévich:

“No, la verdad es que no. No me esperaba esta actitud, especialmente por parte de otros escritores. No pensaba que la sociedad rusa estuviera tan enferma. Pero todos los escritores rusos que han ganado el Nobel han sido perseguidos en Rusia. Bunin, Solzhenitsyn, Brodsky y Pasternak. Es algo increíble”.

euronews:

A lo mejor no es solo por Putin. Puede que a muchos rusos no les guste que describa aspectos controvertidos de la sociedad rusa. A lo mejor no les gusta.

Svetlana Aleksiévich:

Existen muchas razones. En primer lugar vengo de Bielorrusia, un país pequeño que muchos rusos no toman en serio. Muchos me dicen: ‘El bielorruso… ¿Qué lengua es esa? Es solo un dialecto del ruso’. Desde mi punto de vista, la sociedad rusa es cerrada. Parece que nunca se haya abierto al mundo. El principal fallo que se produjo después de la perestroika fue un rechazo al mundo. El país se ha vuelto a cerrar. Lo liberal es calificado como sucio y muchos rusos piensan como Putin, en una gran Rusia rodeada de enemigos. Es como un viejo mensaje que ha calado en la opinión pública. Un ejemplo de ello es que en tan solo unos meses se ha conseguido enfrentar a lo que antes eran hermanos, a los rusos con los ucranianos. Cuesta creerlo. Mi madre es ucraniana y mi padre bielorruso. Hay muchísimas familias así”.

euronews:

En sus libros usted habla de la vida de los ciudadanos de la sociedad soviética y postsoviética. ¿Cómo ha sido la vuelta de la gente a la Iglesia? ¿Ha sido algo natural? ¿Se puede separar la Iglesia de la propaganda?

Svetlana Aleksiévich:

“Creo que después de la perestroika la sociedad se liberó del poder de las ideas, de las ideas fuertes, pero el pueblo ruso estaba acostumbrado a vivir como un ente nacional unido y poderoso. La gente empezó a ir a la iglesia. Muchos de ellos son gente interesante, buena y honesta. Pero rápidamente, en diez años la Iglesia se ha convertido en parte de la propaganda. Hay una especie de vínculo entre el Estado y la Iglesia y me sorprende escuchar ciertas declaraciones. Como por ejemplo lo que dijo Chaplin. Es el responsable de la comunicación y dijo: ‘Gracias a Dios que los años de abundancia han pasado ya que no son buenos para el pueblo ruso. Tenemos que hacer sacrificios, tenemos que sufrir’. ¿Qué significa eso? Es una opinión horrible y nada más”.

euronews:

La piloto ucraniana Nadia Savchenko está detenida en una cárcel rusa. ¿La ve como un símbolo de libertad y de esperanza para Ucrania?

Svetlana Aleksiévich:

“Sí. me maravilla esa mujer. Desde el primer momento en el que la vi. No sé si recuerda su primera declaración y la dignidad que mostró. Estaba rodeada por hombres bastante arrogantes que se comportaban con ella de forma grosera pero ella mantuvo la calma en todo momento y les dijo: ‘Pueden matarme pero toda Ucrania está contra ustedes’. Lo dijo de manera muy tranquila. Me gustó mucho. Creo que pensaron que se trataba de una mujer normal y que podrían explotarla de alguna forma pero se encontraron con una mujer con una gran personalidad, una Juana de Arco”.

euronews:

¿Cree que Ucrania tiene futuro en Europa?

Svetlana Aleksiévich:

“Sí. He estado en Ucrania hace poco y he visitado la universidad “Kyiv-Mohyla Academy”. También he estado en Maidán y en su museo improvisado. He visto a la gente que va allí. Caras de gente joven que quiere vivir en un país diferente. Creo que Ucrania es el primer país postsoviético que ha intentado cortar el cordón umbilical con Rusia para llevar el país a otro mundo. Llevarlo a Europa. Otra cosa es la violencia que ha habido. Rusia no quiere que Ucrania se marche. ¿Qué es Rusia sin Ucrania? Ya no es la gran Rusia con la que sueñan los rusos. Ucrania será libre pero tendría que serlo con menos sangre derramada”.