Última hora

Última hora

Alemania da un giro en su política de acogida de refugiados

Leyendo ahora:

Alemania da un giro en su política de acogida de refugiados

Alemania da un giro en su política de acogida de refugiados
Tamaño de texto Aa Aa

Aunque a un ritmo levemente inferior que en noviembre, los refugiados siguen llegando a Alemania.
Principal país de acogida en Europa, Alemania sorprendió a sus socios abriendo sus puertas de par en par ya que, en palabras textuales de su canciller, “era un deber moral
con quienes huyen de la guerra”. El país ha desbloqueado miles de millones de euros, abierto centros de acogida y elaborado programas de inserción e integración.

Angela Merkel. Canciller alemana:
“Lo que estamos experimentando ahora es algo que ocupará y cambiará a nuestro país en los años venideros. Queremos que ese cambio sea positivo y creemos que podemos conseguirlo.”

Pero la generosidad topa con la realidad de las cifras. Desde enero hasta el nueve de este mes, más de un millón de refugiados han llegado al país. El pasado noviembre se estableció un nuevo récord con la entrada de más de 206.000 personas.

Merkel cada vez tiene más dificultades a la hora de que algunos de sus socios de coalición acepten su política de apertura. La principal detractora es la Unión Socialcristiana (CSU), el ala bávara de la CDU que exige poner límites a la acogida.

Ante esta encrucijada política, el Gobierno anunció recientemente un endurecimiento de las medidas que incluye no aplicar las Convenciones de Ginebra a los sirios, que sólo recibirán asilo por el período de un año en vez de los tres previstos inicialmente y que además lo harán con carácter subsidiario, es decir no tendrán derecho al reagrupamiento familiar.

Además, el Ejecutivo asiste impotente a un recrudecimiento de la violencia contra los refugiados. Este año ha habido 222 ataques graves y los partidos de extrema derecha Alternativa para Alemania y Pegida aumentan su protagonismo.

Otra de las medidas adoptadas por las autoridades alemanas es la de facilitar las expulsiones de los llamados emigrantes económicos. Los ciudadanos de naciones consideradas “seguras” como los países de los Balcanes, serán repatriados rápidamente. Las primeras expulsiones tuvieron lugar a finales de noviembre.