Última hora

Última hora

Mir-Jean Bou Chaaya, ganador de la Estrella de Oro en Marrakech

Leyendo ahora:

Mir-Jean Bou Chaaya, ganador de la Estrella de Oro en Marrakech

Tamaño de texto Aa Aa

El Festival de Cine de Marrakech cerró sus puertas otorgando su máximo galardón, la Estrella de Oro, a una película libanesa, “Very Big Shot” de

El Festival de Cine de Marrakech cerró sus puertas otorgando su máximo galardón, la Estrella de Oro, a una película libanesa, “Very Big Shot” de Mir-Jean Bou Chaaya.

Desde el escenario, el joven director quiso rendir homenaje a su país.

“Quiero dedicar este premio a mi país, el Líbano. Un país que, por desgracia, no cree en nosotros pero en el que nosotros siempre creeremos”, aseguró Bou Chayaa.

El galardón al mejor director recayó sobre el brasileño Gabriel Mascaro por su segundo filme “Neon Bull”.

“Cuando supe que mi película había sido seleccionada en este festival pensé: es fantástico, increíble. Después supe que Coppola presidiría el jurado y me dí cuenta de que se trata de un premio importante. He pasado una semana increíble en Marrakech, he conocido a gente fantástica, a muchos directores de cine. Recibir este premio ha sido algo maravilloso. No tengo palabras para expresar lo que siento. Me siento feliz, estoy muy contento”, explicó Mascaro tras recibir el galardón.

El islandés Gunnar Johnsson obtuvo el premio al mejor actor por su papel en “Virgin Mountain” de Dagur Kari.

Y la francesa Galatea Bellugi se llevó el galardón a la mejor actriz por su interpretación en la película “Keeper”.

Bellugi aseguró sentirse feliz pero sorprendida tras la ceremonia.

“Estoy muy contenta. Como ya he dicho, no esperaba recibir este premio. Es fantástico. Gracias”, dijo la joven actriz.

“Y también por sorpresa, el jurado presidido por Francis Ford Coppola otorgó este año su premio a los otros 14 filmes que se encontraban en competición. Una competición que no ha dejado a nadie fuera”, explica Lise Pedersen de euronews.

Por último, el premio Cinecole cuyo objetivo es dar un impulso a los jóvenes talentos en Marruecos, recayó sobre el cortometraje “La fille qui venait de nulle part” de Reda Jai.

Bruno Barde es el director artístico del Festival de Marrakech. Cada año ve unas mil películas para decidir cuáles formaran parte de le selección.

“Busco películas en las que existe un claro deseo de hacer cine. Es interesante constatar que, justamente en los países cómodos de la Vieja Europa: Francia, España, Italia, etc… en estos países es muy difícil que se hagan películas que no respondan a un formato de televisión. He encontrado cosas mucho más interesantes en Kazajistán, Islandia o Dinamarca. En estos países sí hay un claro deseo de reinventar la gramática cinematográfica”, aseguró Barde.

El director iraní Abbas Kiarostami fue el encargado de ofrecer la última clase magistral del festival. Kiarostami habló de su experiencia como director y de sus fuentes de inspiración.

“Todo lo que puedo contaros es, simplemente, lo que hago: mi fuente de inspiración no es el cine, ni la literatura, ni ningún libro. Solo observo lo que ocurre a mi alrededor, observo la vida”, afirmó el director iraní.

Durante los últimos 15 años muchos jóvenes directores han hecho su aparición en Marruecos. Sarim Fassi Fihri, director del Centro Cinematográfico Marroquí, espera que esto solo sea el principio.

“Espero que dentro de unos años podamos conquistar algunas de las mayores fortalezas del cine que son las selecciones oficiales de Cannes, Berlín o Venecia porque desde Otelo no hemos vuelto a participar en la selección oficial de Cannes y para nosotros, estar allí, sería como la consagración del cine marroquí”, explica Fassi Fihri.

Reforzar los lazos entre los profesionales extranjeros y marroquíes del sector. Este el deseo de los organizadores del Festival de Cine de Marrakech de cara a la edición del próximo año.