Última hora

Última hora

El cine marroquí se vende con dificultad en el extranjero

Leyendo ahora:

El cine marroquí se vende con dificultad en el extranjero

Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de que las proyecciones de películas son muy escasas en Marruecos, la producción cinematográfica nacional es muy popular entre los amantes

A pesar de que las proyecciones de películas son muy escasas en Marruecos, la producción cinematográfica nacional es muy popular entre los amantes del séptimo arte del país.

“A pesar de los obstáculos financieros, las películas marroquíes tienen un gran éxito en taquilla. Cinco de las diez mejores películas del año aquí son marroquíes”, explica Lise Pedersen de euronews.

Pero el cine marroquí se vende con dificultad en el extranjero. El director del Centro Cinematográfico Marroquí, Sarim Fassi Fihri, asegura que acabar con el dominio de la industria del cine estadounidense es tarea difícil.

“A nivel internacional sufrimos los mismos problemas que otras industrias cinematográficas nacionales. En cualquier país podemos encontrar el cine nacional y el cine estadounidense. Es muy difícil entrar en los circuitos comerciales por culpa de ese cine, el estadounidense. Pero si salimos de esos circuitos, entonces sí existe un interés tanto por el cine marroquí como por el cine de otros países”, asegura Fihri.

Pocas películas marroquíes tienen éxito a nivel internacional pero el país ha sido escenario en numerosas ocasiones de producciones extranjeras.

Y existe una muy buena razón para ello, explica el director belga Joachim Lafosse:

“Yo he rodado dos películas en Marruecos, bueno, parte de ellas. Los técnicos marroquíes son excepcionales porque trabajan mucho, en producciones estadounidenses, francesas y belgas. Si hablamos del cine marroquí debemos hablar, sobre todo, de sus técnicos. Otro aspecto es la parte artística del cine marroquí. Creo que en la última década han surgido muchas cosas nuevas”.

Durante los últimos quince años se ha ido forjando en Marruecos una nueva generación de cineastas.

Euronews ha preguntado al veterano director de cine Saad Chraibi ¿qué ofrece el cine marroquí?

“Antes de nada su diversidad, asegura. En el cine marroquí podemos encontrar largometrajes comerciales, comedias, películas de autor, cine social, etc… Esta diversidad es toda una riqueza. El segundo aspecto interesante es la sucesión de generaciones. Yo, personalmente, estoy tranquilo porque sé que dentro de cinco o diez años habrá jóvenes, chicos y chicas, que tomarán las riendas del cine marroquí y esto es tranquilizador”.

Jawad Rhalib forma parte de esa nueva generación de directores marroquíes. Rhalib ha realizado una serie de documentales y filmes de ficción centrados en los Derechos Humanos, la contaminación y la globalización.

“Hice una película que se llama ’7, rue de la Folie’. Es un filme que habla de la laicidad, de unas chicas que quieren liberarse de la dictadura del padre y que por ello rechazan rezar y beben alcohol. Esta película, para sorpresa de todo el mundo, fue muy bien recibida aquí, sobre todo en Agadir. La sala de cine estaba llena de mujeres con velo, de hombres con barba. Mi equipo y yo pensamos: no saldremos vivos de aquí. Al final del filme todo el mundo aplaudía, todo el mundo estaba contento”, explica el joven director.

Marrakech ha sido también escenario de la película “Much Loved” del director marroquí Nabil Ayouch. El filme ofrece un retrato de la prostitución en esta ciudad. Pero la película ha sido prohibida en el país dividiendo a la opinión pública y desatando un enorme debate a nivel internacional sobre la verdadera libertad de expresión en el cine marroquí.