Última hora

Última hora

Amnistía Internacional acusa a Rusia de cometer crímenes de guerra en Siria

La organización denuncia que sus bombardeos aéreos han matado a cientos de civiles y destruido zonas residenciales altamente pobladas, mercados e

Leyendo ahora:

Amnistía Internacional acusa a Rusia de cometer crímenes de guerra en Siria

Tamaño de texto Aa Aa

La organización denuncia que sus bombardeos aéreos han matado a cientos de civiles y destruido zonas residenciales altamente pobladas, mercados e instalaciones médicas en las que no había objetivos militares evidentes.

Según ha indicado Amnistía Internacional, el informe se ha elaborado con entrevistas a testigos y supervivientes de los presuntos ataques rusos y cuenta más de 25, llevados a cabo entre el 30 de septiembre y el 29 de noviembre. Destaca principalmente seis bombardeos que mataron al menos a 200 civiles y a una decena de combatientes.

“El informe que hemos publicado demuestra cómo, a nuestro juicio, Rusia ha cometido crímenes de guerra en Siria, atacando directamente áreas civiles y residenciales, entre las que se incluyen instalaciones médicas. Se han utilizado bombas de racimo indiscriminadamente y bombas sin dirección en áreas densamente pobladas. Con estos hechos, creemos que es muy probable que se hayan cometido crímenes de guerra”, explica Neil Sammonds, de AI.

Estos ataques, que podrían suponer una violación del derecho internacional, se han centrado sobre todo en la provincias de Homs, Idlib y Alepo.

Uno de los principales ataques documentados es el que se produjo en un concurrido mercado de Ariha, en Idlib. Tres misiles causaron 49 muertos. En otro de ellos murieron al menos 46 civiles, 32 niños y once mujeres, que se encontraban refugiados el el sótano de un edificio de la población de Ganto, en Homs.

Rusia comenzó su campaña de bombardeos aéreos sobre Siria el 30 de septiembre. Su objetivo son los grupos terroristas y prestar apoyo al presidente sirio Bachar al Asad.

Un portavoz del Kremlim ha asegurado que estudiarán el informe de Amnistía Internacional, aunque un responsable del ministerio de Exteriores ruso asegura “no tener pruebas” de que haya víctimas civiles.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos calcula que, desde finales de septiembre, más de 2.000 personas han muerto a causa de los ataques rusos, incluyendo 700 civiles entre los que se encuentran 160 niños y más de 100 mujeres.

El conflicto en Siria, que comenzó en 2011, ha causado ya más de 250.000 muertos y el desplazamiento de millones de personas.