Última hora

Última hora

Miles de ciudades y millones de civiles, objetivo de las bombas atómicas de EE.UU durante la Guerra Fría

Estados Unidos ha desclasificado un escalofriante documento, a petición de la Universidad George Washington, que lo solicitó en 2006: la más

Leyendo ahora:

Miles de ciudades y millones de civiles, objetivo de las bombas atómicas de EE.UU durante la Guerra Fría

Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos ha desclasificado un escalofriante documento, a petición de la Universidad George Washington, que lo solicitó en 2006: la más detallada y completa lista de objetivos de sus bombas nucleares jamás publicada. Se trata del Estudio de Requerimientos de Armas Atómicas del Comando Aéreo Estratégico, correspondiente a 1959.

Basa su estrategia en que el que golpea primero golpea dos veces y puede decidir el resultado de cualquier guerra. El plan, elaborado en los albores de la Guerra Fría, prevé ataques masivos a miles de objetivos, en primer lugar contra bases soviéticas que podrían lanzar proyectiles contra territorio estadounidense o de sus aliados de la OTAN.

Pero, en contra de cualquier acuerdo internacional, miles de ciudades y sus millones de habitantes también eran objetivos a aniquilar según estos documentos secretos, junto a instalaciones industriales en zonas civiles, cuyos “daños colaterales” serían enormes.

Entre los 1200 núcleos urbanos detallados se encontraban, por supuesto, Pekín y Moscú este con 179 objetivos individuales Leningrado con145 objetivos, Berlín Este o Varsovia, enmarcados en un único fin: la “destrucción sistemática” de su infraestructura industrial.

La intención era arrasar algunos de estos objetivos con armas nucleares mucho más potentes que las que acabaron al final de la Segunda Guerra Mundial con la ciudad japonesa de Hiroshima. Se pide al Departamento de Defensa la disponibilidad de bombas de 60 megatones, el equivalente a 4000 bombas de las caídas sobre la ciudad japonesa.
Por “razones políticas”, las ciudades de Europa del Este serían atacadas con armamento menos apocalíptico.

En la lista aparecen 1100 bases aéreas del bloque soviético”:http://nsarchive.gwu.edu/nukevault/ebb538-Cold-War-Nuclear-Target-List-Declassified-First-Ever/documents/section4.pdf. Las de Bykhov y Orsha, en Bielorrusia, constituían los objetivos más importantes. Entre las veinte prioritarias se encontraban otras cuatro en esta república, junto a otras siete en Ucrania, seis en Rusia y una en Estonia.

Estados Unidos poseía en aquel momento unas 12.000 cabezas nucleares, cantidad que llegaría a las 22.000 solo dos años después.