Última hora

Última hora

¿Por qué habla ahora Abu Bakr al Bagdadi?

Desolación y destrucción. Es Sinjar, en Irak. Así quedó hace un mes tras el paso del autodenominado Estado Islámico. La ciudad, muy importante desde

Leyendo ahora:

¿Por qué habla ahora Abu Bakr al Bagdadi?

Tamaño de texto Aa Aa

Desolación y destrucción. Es Sinjar, en Irak. Así quedó hace un mes tras el paso del autodenominado Estado Islámico. La ciudad, muy importante desde el punto de vista estratégico, fue retomada por combatientes kurdos en noviembre y es uno de los últimos territorios que ha perdido un Daesh debilitado por los golpes de la coalición.

¿Es quizá por esto por lo que Abou Bakr al Baghdadi ha salido del mutismo en el que se encontraba desde hace 7 meses? Este 26 de diciembre, el día después de Navidad, el autoproclamado califa del Estado Islámico difundía un mensaje de audio.

“Lo estamos haciendo bien. Cuanto más intensa es la guerra, más pura se vuelve y más difícil se pone”, señalaba el líder del Estados Islámico.

La situación sobre el terreno parece llevarle la contraria a Al Baghdadi. A Sinjar y Ramadi hay que sumar la presa Tishrin. Un lugar que se encuentra a solo una veintena de kilómetros de Raqqa, la autoproclamada capital de Daesh en Siria y que “fue ayer retomado por las “fuerzas democráticas sirias” con el apoyo de bombardeos de la colación”:http://es.euronews.com/2015/12/27/doble-derrota-de-daesh-al-perder-el-control-de-ramadi-en-iraq-y-de-la-presa/.

“Las grandes pérdidas sufridas por el Estado Islámico han hecho que Al Baghdadi emita este comunicado. Quiere subir la moral de sus tropas y pedir que sean pacientes”, apunta el Husham al-Hashimi, investigador y especialista sobre los grupos yihadistas.

Pero dar por acabado a Daesh sería muy precipitado. A pesar de las pérdidas la organización continúa ocupando un espacio con más de 8 millones de habitantes y aunque muchos de sus combatientes han perecido, muchos otros siguen uniéndose a sus filas. La propaganda y las amenazas son siempre unas poderosas armas

“Estados Unidos, Rusia, Israel y Europa, esperad, nosotros también lo hemos hecho y estamos listos”, continuaba diciendo el líder del Estados Islámico.

El investigador Husham al-Hashimi matiza sus palabras: “Al Baghdadi no llega con nada nuevo, pero si es verdad que es la primera vez que amenaza a Israel en un comunicado”.

Lanzar esas amenazas y arriesgarse a las represalias, ¿es algo compatible con un sentimiento de debilidad? Hasta ahora los bombardeos contra el Estado Islámico le han hecho perder terreno pero también ganar nuevos adeptos.