Última hora

Última hora

2015, un mortífero año para los periodistas

El 2015 ha sido el año más mortífero de la última década para los periodistas. Periodistas que, muy frecuentemente, no han sido asesinados en una

Leyendo ahora:

2015, un mortífero año para los periodistas

Tamaño de texto Aa Aa

El 2015 ha sido el año más mortífero de la última década para los periodistas. Periodistas que, muy frecuentemente, no han sido asesinados en una guerra o en un campo de batalla. Así lo demuestran el informe elaborado por Reporteros sin Fronetras.

Esta organización señala que durante este año110 periodistas fueron asesinados, 66 más que en 2014.

Según RSF dos tercios de los periodistas que murieron en 2015 fueron asesinados en países que, supuestamente, están en paz, lo que pone en tela de juicio la tradicional creencia de que ser periodista de guerra es lo más peligroso.

El caso más claro fue la masacre de Charlie Hebdo, cuando los hermanos Kouachi asesinaron a una docena de personas en las oficinas que la revista satírica tenía en Paris. Entre los muertos se encontraban 8 periodistas: los dibujtantes Charb, Cabu, Tingous, Wolinsk y Honoré y los reporoteros Elsa Cayat, Mustapha Ourad y Bernard Maris.

El secretario general de Reporteros sin Fronteras, Christophe Deloire, señala: “Los 110 periodistas muertos este año necesitan una respuesta. Naciones Unidas tiene que nombrar un representante especial para la seguridad de los periodistas. Tiene que hacerlo sin demora”.

Infografía: Periodistas asesinados 2005-2015



¿Asesinados cuando cumplían su deber?

No está del todo claro que esos 110 periodistas murieran desempañando o por el desempeño de su trabajo. Las dudas se plantean en torno a 43 muertes.

Reporteros sin Fronteras señala que esa incertidumbre y esas dudas reflejan “el problema de impunidad con la violencia que se profiere a los periodistas en muchas regiones del mundo”. Es lo que ocurre, señala, en América Latina, Asia-Pacífico, Oriente Medio y el África subsahariana.

RSF dice que esta incertidumbre refleja “el problema de impunidad que hay con respecto a los delitos de violencia que se cometen contra periodistas en muchas regiones del mundo”. Regiones como América Latina, Asia-Pacífico, Oriente Medio y África subsahariana citando.

“La guerra vino hacia nosotros”

El informe de Reporteros sin Fronteras cita al editor de Charlie Hebdo, Riss: “Casi nunca enviamos a periodistas a zonas de guerra. El 7 de enero la guerra vino a nosotros”.

La cita ha sido utilizada para señalar una tendencia clara ocurrida en 2015. Mientras que en 2014 dos tercios de las víctimas fueron asesinadas en zonas de guerra este año, en cambio, solo un tercio de las muertes ocurrió en este tipo de zonas.

La masacre de Charlie Hedbo ha influido, claramente, en esta tendencia. Francia se ha convertido en el tercer lugar más mortífero para los periodistas.

Pero no solo Charlie Hebdo ha influido en esta tendencia. El informe cita otros países como India y México, donde los periodistas que cubren casos relacionados con el crimen organizado se ven expuestos, cada vez más, a situaciones de violencia. Durante el año 9 periodistas fueron asesinados en la India y ocho en México.

Infografía: Los lugares más mortíferos para los periodistas en 2015



No sólo periodistas profesionales

Además 27 “periodistas ciudadanos”, periodistas no profesionales, fueron asesinados.

Reporteros sin Fronteras señala como uno de los casos más impactantes el ocurrido en Bangladesh donde fueron asesinados cuatro blogueros a machetazos.

Un rama de Al-Qaeda se atribuyó la responsabilidad de estas muertes ya que, aseguraron, “los blogueros defendían la tolerancia, la libertad de expresión y de pensamiento”.

“La pasividad de las autoridades de Bangladesh tras este baño de sangre ha fomentado un clima de impunidad que extremadamente peligroso para los denominados periodistas ciudadanos”, concluye Reporteros sin Fronteras.