Última hora

Última hora

Cinco cosas que Zidane debe hacer para enderezar el rumbo del Real Madrid

Zinedine Zidane ha tomado los mandos del Real Madrid en sustitución del destituido Rafa Benítez, y tiene ante sí mucho trabajo por delante. Este

Leyendo ahora:

Cinco cosas que Zidane debe hacer para enderezar el rumbo del Real Madrid

Tamaño de texto Aa Aa

Zinedine Zidane ha tomado los mandos del Real Madrid en sustitución del destituido Rafa Benítez, y tiene ante sí mucho trabajo por delante. Este martes ha dirigido su primera sesión de entrenamiento ante más de 5.000 aficionados, prueba de la ilusión que despierta la llegada del exjugador, leyenda viva del fútbol, al banquillo “merengue”.

Pasa a desempeñar el que es uno de los cargos más complicados del fútbol mundial – por el que han pasado otros diez profesionales en doce temporadas – pese a su corta experiencia como técnico, primero como segundo entrenador en el primer equipo del Real Madrid y después a los mandos del filial blanco.

No obstante, los seguidores aún recuerdan su talento como futbolista y la prodigiosa volea en la final de la Liga de Campeones ante el Bayer Leverkusen que dio al club “la Novena”. Muchos confían que su estatus como uno de los grandes de la historia del fútbol, junto con su experiencia en el campo y su palmarés, le sirvan para erigirse como líder del vestuario de un equipo cuya temporada está siendo cuando menos errática.

El excampeón del mundo y de Europa con Francia deberá acometer al menos cinco cambios importantes en el primer equipo si quiere que el que fuera mejor club del siglo XX vuelva a recuperar el trono mundial.

Mejorar el juego del equipo

Parece obvio, pero será la principal tarea de Zidane. El Bernabéu ha sido escenario de “pitos” en los últimos partidos por parte de los aficionados disconformes con las actuaciones del equipo. De hecho, ni siquiera la aplastante victoria ante el Rayo Vallecano por 10-2, un resultado más propio de otras épocas, no culminó con las ovaciones de los seguidores en el coliseo blanco.

La contratación de Benítez parecía tener una premisa clara. El técnico español venía para garantizar resultados, no buen fútbol. Sin embargo, falló en esa apuesta y acabó despedido. Ahora los aficionados del Real Madrid quieren algo más que puntos para volver a estar en sintonía con su equipo.

Mejorar el rendimiento ante los grandes

Uno de los problemas del Real Madrid de Benítez ha sido su bajo rendimiento ante los “grandes”, frente a los que apenas cosecha puntos en los enfrentamientos directos. Si analizamos la presente temporada en la Liga española, destaca sobretodo la dolorosa derrota en casa ante el Barcelona por 0-4 en un partido en el que los ‘culés’ dominaron a los capitalinos ante su propio público.

A ese marcador se suma el empate en campo del Atlético de Madrid 1-1, la derrota ante el Sevilla por 3-2 en el estadio de los hispalenses y el empate 2-2 ante el Valencia en el partido que supuso la puntilla para Benítez. En total dos empates y dos derrotas, a los que se suma otro partido perdido, 1-0, ante el Villarreal, que es cuarto en la actualidad en la primera división.

Recuperar la buena relación con los jugadores

La fama siempre precede y en el caso de Benítez muchos advirtieron cuando fue el designado para tomar las riendas del Real Madrid de que no era un técnico que tuviese una relación especialmente cercana y fluida con los jugadores.

Sin embargo, en el club madridista la situación ha ido empeorando hasta el punto en el que jugadores y entrenador han cruzado críticas en los medios de comunicación. Algunos de los casos más destacados fueron los de Sergio Ramos tras el empate ante el Atlético o James Rodríguez después del gol que el colombiano marcó con su selección ante Chile.

Se espera que con Zidane el vestuario recupere su armonía. Para ello, a diferencia de Benítez, el francés cuenta con su impecable palmarés en los terrenos de juego que le ha elevado al nivel de ídolo, lo que le debería servir para contar con el respeto de los pesos pesados y las estrellas del equipo.

Recuperar la confianza de los suplentes de lujo

Otro problema con el que se encuentra Zidane es la falta de minutos y de confianza de jugadores de alto nivel que se han visto relegados a suplentes de lujo, a primeras opciones de cambio o incluso a no contar en absoluto.

James, uno de los fichajes más caros de la historia del Real Madrid, no jugó ni un minuto contra el Valencia en el último partido de la “Era Benítez”, aunque podría deberse más bien a un castigo por el incidente que el mediapunta tuvo con la policía tras ser controlado a más de 200 km/h con su coche. Sin embargo, de los nueve partidos que el volante ofensivo ha jugado en liga, siete como tiutlar, ha sido sustituido en cuatro, casi la mitad.

El caso de Isco es aún más complicado. Considerado como uno de los futuros pilares de la selección española cuando ficho por el combinado madrileño, acabó no contando para Benítez, que apenas le dio 12 minutos en los últimos seis partidos de liga.

También se encuentra en esta situación Jesé. El atacante empezó con la confianza del técnico español pero también fue perdiendo protagonismo poco a poco y su entorno ha reclamado más minutos.

Desmentir la idea de que la BBC es intocable

Ese ha sido el gran reto al que se han enfrentado los entrenadores que han pasado por el Real Madrid desde que Cristiano, Bale y Benzema se juntaron en el Real Madrid. Se ha visto a Bale jugar de mediapunta con Benítez e incluso de delantero centro ante el Barcelona, a las órdenes de Ancelotti, o a Benzema de extremo derecho, así como a Cristiano en varias posiciones.

La prensa española ha destacado el carácter intocable de la BBC, aunque el delantero francés parte en cierta desventaja respecto a los otros dos jugadores, independientemente del rendimiento de sus integrantes. Zidane debe demostrar que las alineaciones no tienen que ver con el caché de los jugadores, lo que además ayudaría a mejorar la situación en el equipo de los “suplentes de lujo”, que así no se creerían limitados a luchar únicamente por una plaza en el centro del campo junto con futbolistas como Kroos o Modric.