Última hora

Última hora

Corea del Norte: la carrera armamentista de Kim Yong Un

Cuando Kim Yong Un heredó los destinos de Corea del Norte tras la muerte de su padre, Kim Yong Il en 2011, el programa militar nuclear de Pyongyang

Leyendo ahora:

Corea del Norte: la carrera armamentista de Kim Yong Un

Tamaño de texto Aa Aa

Cuando Kim Yong Un heredó los destinos de Corea del Norte tras la muerte de su padre, Kim Yong Il en 2011, el programa militar nuclear de Pyongyang ya tenía en su haber dos ensayos atómicos en 2006 y 2009, que desencadenaron sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.
Rápidamente reconocido como “comandante supremo” del Ejército y jefe del Partido de los Trabajadores de Corea, el joven dirigente formado en instituciones suizas defraudó a quienes esperaban una política más pragmática. Kim Jong Il ha proseguido la carrera armamentísta nuclear desarrollando al mismo tiempo la tecnología de misiles de largo alcance iniciada en 1998.

En 2012, tras anunciar una moratoria sobre su programa de enriquecimiento de uranio a principios de año, Pyongyang puso un satélite en órbita con un cohete de largo alcance Unha-3. Una vez más, el Consejo de Seguridad castigó al régimen comunista con sanciones al considerar que se trataba de un ensayo encubierto de un misil balístico intercontinental.

La respuesta de Corea del Norte llegó el 12 de febrero de 2013 en forma de desafío con un tercer ensayo nuclear en Punggye-ri, que al contrario que los dos primeros, realizados con plutonio, incluiría uranio, un extremo que no ha sido confirmado.

En mayo de 2015, el régimen norcoreano aseguró haber llevado a cabo con éxito el primer lanzamiento de un misil balístico desde un submarino. La veracidad del anuncio, apoyada por un vídeo, suscitó dudas, pero de ser cierto, aumentaría el alcance de los proyectiles de Pyongyang de forma inquietante. Sobre todo dado que el país se dice capacitado para miniaturizar bombas atómicas y por tanto, instalarlas en las ojivas de sus misiles.