Última hora

Última hora

Arabia Saudí planea privatizar en parte su petrolera Aramco por la fuerte bajada de los precios

Arabia Saudí estudia privatizar parcialmente el gigante petrolero Aramco, con su posible entrada en bolsa. Esta es una de las posibilidades admitidas

Leyendo ahora:

Arabia Saudí planea privatizar en parte su petrolera Aramco por la fuerte bajada de los precios

Tamaño de texto Aa Aa

Arabia Saudí estudia privatizar parcialmente el gigante petrolero Aramco, con su posible entrada en bolsa. Esta es una de las posibilidades admitidas por sus responsables que planean o abrir el capital de la sociedad a manos privadas o una introducción bursátil de una de sus filiales.

Arabian American Oil Company (Aramco) reconoció en un comunicado estos planes, después de que el príncipe heredero de la monarquía Muhammad bin Salmán declarara al semanario británico ‘The economist’ que se analizaban estas opciones y habría una decisión en los próximos meses.

Esta nueva estrategia saudí responde al desplome de los precios petrolíferos desde el verano del año pasado y que esta semana llegaron a bajar hasta los 32 dólares. Un mínimo en doce años. Esto ha provocado que el déficit del Estado en 2015 alcanzara los noventa mil millones de euros y el Gobierno se ha viera obligado a aplicar un plan de austeridad.

“Lo que necesitan son más ingresos de algún tipo”, recuerda la analista Vicky Pryce, jefa economista de Cebr. “Si venden una parte de Aramco, obtendrán un rendimiento. Y, además, podrán aumentar la eficiencia que cualquier empresa estatal debe demostrar”.

Los expertos calculan que Aramco posee el quince por ciento de las reservas de petróleo del mundo (265.000 millones de barriles) y su valor se sitúa por encima del billón de dólares.

De salir íntegramente a bolsa, la mayor compañía exportadora de crudo del mundo se colocaría en cabeza de las empresas con mayor capitalización en los mercados. Por delante y, por este orden, de Apple, Google, Microsoft, Berkshire Hathawey y Exxon Mobil. Esta última, una petrolera estadounidense.

La caída de los precios proviene, precisamente, de la guerra que se libran Arabia Saudí y Estados Unidos donde el nuevo petróleo de esquisto pone en peligro la cuota de mercado saudí. Aramco produce uno de cada ocho barriles en el mundo. Pero ahora, para mantenerse, también necesita el capital privado.