Última hora

Última hora

Compartir decisiones entre médicos y pacientes

Leyendo ahora:

Compartir decisiones entre médicos y pacientes

Tamaño de texto Aa Aa

“Desde Cardiff, en el Reino Unido, vamos a analizar una de las últimas tendencias en la asistencia sanitaria: la toma de decisiones compartida. Un

“Desde Cardiff, en el Reino Unido, vamos a analizar una de las últimas tendencias en la asistencia sanitaria: la toma de decisiones compartida. Un proceso en el que médicos y pacientes trabajan juntos para lograr mejores resultados. Suena bien en teoría, pero ¿cómo hacer para que funcione en la práctica? Veamos los consejos de algunos expertos.

Comenzamos en Gales con un estudio experimental que trata de mejorar el diálogo entre médicos y pacientes respecto a la baja médica para trabajadores. La doctora Ceri Walby participa en este estudio.

“Al principio no estabamos tan interesados en utilizar este cuestionario, pues añade más papeleo a nuestro trabajo, pero finalmente estuvimos de acuerdo en hacerlo. Y, de hecho nos quedamos muy sorprendidos por la interacción que conseguimos. A veces se trata de algo tan simple como que el paciente siente que no puede cargar peso. Estonces, vamos a escribir una nota diciendo ‘para el próximo mes, por favor, ¿podrían excusar a esta pesona de cargar peso?”

Para el médico generalista y el paciente puede resultar complicado llegar a un acuerdo sobre cuando retomar el trabajo, después de una baja médica.

La profesora Debbie Cohen dirige este estudio sobre la toma de decisiones compartidas, cuyos retos conciernen a toda la colectividad.

“Las dos preguntas fundamentales que el médico de cabecera va a hacer a sus pacientes respecto a su regreso al trabajo es sobre lo importante que es para ellos ir a trabajar y sobre la confianza que tienen en sí mismos para lograrlo. Puede que sí quieran volver a trabajar y entonces, las preguntas serán muy diferentes si dicen ‘sí, para mí es importante volver a trabajar. Pero ¿sabe? no me siento en confianza para salir de mi casa.”

El Gobierno británico quiere involucrar más a los pacientes en la toma de decisiones sobre el tratamiento, los cuidados e incluso la baja médica. Todo un desafío, pues su sistema de salud atiende a más de 660.000 personas al día, en un país en el que casi un cuarto de la población sufre de una enfermedad crónica.

El coste del sistema de salud está bajo presión aquí en Inglaterra, como lo está en muchos otros países europeos. La cuestión está en cómo plantear esta toma de decisiones compartida cuando los presupuestos están cada vez más ajustados. Se lo preguntamos a uno de los principales expertos en el servicio nacional de salud del país.

Alf Collins, antiguo médico de cabecera y asesor en el Servicio de Salud Nacional (NHS), tiene un especial interés en esta toma de decisiones compartida.

“¿Y por qué no? ¿por qué no habríamos de querer involucrar a la gente en las decisiones sobre su salud y su cuidado? Es lo que hay que hacer. En cuanto a la situación financiera por la que estamos pasando, me parece evidente que cuando la gente participa en la toma de decisiones respecto a su salud, tienden a optar por procedimientos menos invasivos, menos costosos y de menor riesgo. Creo que el argumento más contundente, respecto al presupuesto es que realmente deberíamos prestar los servicios de salud y la atención que los pacientes quieren, en vez de los que nosotros pensamos que deben tener. Es así como se debería invertir el dinero “.

De vuelta a Cardiff, la Doctora Walby considera que el tono y el contenido del diálogo con los pacientes ya está cambiando.

“Antes quizás teníamos una actitud muy dictatorial: decíamos, bien, este es el tratamiento”. Pero ahora, la mayoría de las decisiones se plantean en forma de pregunta, por ejemplo: ¿Quiere calmantes o no? Así se involucra al paciente en la toma de decisiones."

La Universidad de Cardiff está ampliando ahora este estudio sobre las decisiones médicas compartidas hacia el ámbito de la salud en el trabajo.