Última hora

Última hora

Las tasas europeas sobre el carburante contrarrestan la gran caída del petróleo

¿Están viendo los conductores europeos una bajada de la gasolina acorde con el desplome de los precios petrolíferos? Esta es la pregunta que se ha

Leyendo ahora:

Las tasas europeas sobre el carburante contrarrestan la gran caída del petróleo

Tamaño de texto Aa Aa

¿Están viendo los conductores europeos una bajada de la gasolina acorde con el desplome de los precios petrolíferos? Esta es la pregunta que se ha hecho la periodista de economía de Euronews en Atenas, Symela Touchtidou, y que contestan algunas de las personas que más dependen en su trabajo de los desplazamientos en coche.

“Diariamente, hago muchos kilómetros para mostrar casas”, explica el agente inmobiliario griego Giannis Rebithis. “Se comprende que cuanto más caro sea el petróleo, más me cuesta mi trabajo. Pago más de 350 euros al mes en gasolina. Y veo que, aunque el crudo no para de bajar, no es el caso con la gasolina”.

De hecho, más de la mitad de lo que los usuarios pagan en las estaciones de servicio son impuestos estatales. Y, en función de las tasas que aplica cada Gobierno, la gasolina resulta más o menos cara.

“Por cada cien euros que un conductor griego paga en una gasolinera, solo 33 van a la industria petrolera: a la producción del país y las compañías, las refinerías y la distribución”, detalla Symela Touchtidou. “Los 67 euros restantes van al Estado. Las tasas sobre los carburantes en Grecia son altas, pero no las mayores de Europa”.

La media de tasas en la Unión Europea, en el caso de la gasolina de 95 octanos, es de un 66 por ciento. El país con un porcentaje más alto es el Reino Unido, con un 72 por ciento. Le siguen Holanda (70%), Italia (68%) y Grecia. El que menos, Bulgaria con un 51. España se halla en la parte baja con un 58.

“Durante muchos años, se han impuesto tasas en la industria europea del petróleo porque era una forma fácil para los Gobiernos de tener ingresos”, recuerda en Atenas el director del Instituto Energético del Sureste de Europa (IENE), Costis Stambolis. “Pero hay que tener en mente que, en Estados Unidos, los precios en las estaciones para el consumidor son un tercio más baratos”.

En este sentido, el precio medio del litro de gasolina en la UE en este inicio de año es de 1,28 euros y el del diésel de 1,09. El más barato resulta es el de Polonia y los países bálticos, aunque en Andorra se paga escasamente un euro para la gasolina y 0,8 para el diésel.