Última hora

Última hora

¿Justicia social o impuesto sobre la miseria? Dinamarca copia a Suiza en materia de asilo

Naciones Unidas teme que el nuevo proyecto de ley del Parlamento danés sobre la confiscación de los bienes a los refugiados alimente la xenofobia

Leyendo ahora:

¿Justicia social o impuesto sobre la miseria? Dinamarca copia a Suiza en materia de asilo

Tamaño de texto Aa Aa

Naciones Unidas teme que el nuevo proyecto de ley del Parlamento danés sobre la confiscación de los bienes a los refugiados alimente la xenofobia. Esta medida con la que el gobierno de Copenhague podrá confiscar dinero y objetos de valor a los refugiados para cubrir parte de los gastos de acogida funciona desde hace años en Suiza.

El proyecto de ley sobre política de asilo presentado por la ministra de la Inmigración, Inger Støjberg, del recién elegido Gobierno liberal ha sufrido un ligero retoque para aglutinar a la mayoría de los parlamentarios. Con casi toda seguridad, será votado el próximo 26 de enero con el apoyo sus tres aliados del bloque de centroderecha (DF) y del Partido Socialdemócrata, primera fuerza de la oposición, juntos suman casi tres cuartos de la Cámara.

Confiscar el dinero en líquido a los migrantes

¿En qué consiste este proyecto de ley? la policía podrá registrar a los migrantes cuando estos acudan a los centros de acogida. Los agentes podrán confiscar el dinero en líquido si este excede las 10 000 coronas (1 340 euros). Los migrantes podrán, sin embargo, conservar los bienes “con un valor sentimental” como las joyas o las medallas.

Una de las pocas voces discrepantes ha sido el partido ecologista Alternativet que organizó, el pasado lunes, una manifestación en el centro de Copenhague. En su cuenta de twitter decía: “cuando quitamos los valores a los refugiados, nosotros perdemos los nuestros”.

La ministra de la Inmigración, Inger Støjberg, ha defendido el texto asegurando que “hay muchos malentendidos, a veces de manera deliberada, sobre unas medidas que pretenden poner a los demandantes de asilo en igualdad de condiciones respecto a los desempleados daneses.”

ACNUR ha criticado las medidas que, entre otros aspectos, endurece las condiciones para obtener la reunificiación familiar, ampliando a tres años el inicio de la demanda. A través de uno de sus portavoces, el organismo ha hecho un llamamiento a “la compasión, la comprehensión, el respeto y la solidaridad.”

¿Cómo ser lo menos atractivo posible para los refugiados?

Dinamarca, país con 5,4 millones de habitantes, registró, el año pasado, 21 000 demandas de asilo, lo que le sitúa entre los países de la Unión Europea que han recibido más migrantes por habitante, detrás de Finlandia, Austria, Alemania y Suecia, vecina que multiplica por ocho el número de Dinamarca, al haber contabilizado 163 000 demandas.

Desde que el nuevo gobierno conservador entrara en funciones el pasado mes de junio, los anuncios para disuadir a los inmigrantes se han multiplicado. El último, la prolongación de tres semanas de controles fronterizos con Alemania, restablecidos el pasado 4 de enero en respuesta a las medidas similares instauradas por Suecia.

Las nuevas reglas que entraron en vigor el pasado mes de septiembre recortan los beneficios sociales a los demandantes de asilo:

Los personas sin cargas parentales recibirán 5 945 coronas (797 euros) al mes, en lugar de las 10 849 coronas que recibían hasta ese momento. Las parejas con niños que hasta el mes de septiembre recibían 28 832 coronas (3 800 euros) han visto estos ingresos disminuir hasta las 16 638 coronas.

Suiza confisca los bienes de los migrantes desde hace tiempo

Berna confisca el dinero y las joyas si su valor supera los 1 000 francos suizos cuando el refugiado se registra en un centro de recepción. Según las autoridades, este año de los 39 500 personas registradas, solo 112 se han visto afectadas por esta práctica.

Aquellas que obtienen el derecho de residencia deben aportar el 10% de sus ingresos durante un periodo de 10 años hasta alcanzar los 15 000 francos suizos en los que se ha estimado el gasto de mantenimiento por refugiado.

El recién elegido gobierno de derechas (UDC) llegó al poder con una campaña basada, principalmente, en la inmigración. Una de sus principales batallas, ahora, es imponer un referéndum sobre la revisión de la ley sobre asilo que busca acelerar las demandas de los migrantes. El partido de Toni Brunner no ha conseguido paralizar la reforma del Consejo Federal en el Parlamento impulsada por los otros grupos políticos. La UDC ha presentado ya 65 373 firmas para exigir una consulta popular sobre el tema.

Esta reforma “va a acentuar los abusos en materia de asilo”, según Toni Brunner que busca, ante todo, limitar la ayuda de urgencia y el estatus de admisión provisional.

Uno de sus caballos de batalla es la ayuda jurídica gratuita para los demandantes de asilo puesto que, según una de las consejeras nacionales de la UDC, Céline Amaudruz, los abogados de oficio retardarán la decisión definitiva prolongando la estancia de refugiados.

Sin embargo, según un balance provisional de un proyecto piloto sobre la reforma, el periodo de tramitación de las demandas de asilo se ha visto reducido en un 30% con la introducción de los procedimientos acelerados, lo que ha servido de argumento para convencer a la mayoría de los partidos en la Asamblea.