Última hora

Última hora

Portugal: los retos de las presidenciales

Portugal elegirá nuevo presidente el 24 de enero. Hay un número récord de candidatos para suceder a Cavaco Silva, pero los principales partidos

Leyendo ahora:

Portugal: los retos de las presidenciales

Tamaño de texto Aa Aa

Portugal elegirá nuevo presidente el 24 de enero. Hay un número récord de candidatos para suceder a Cavaco Silva, pero los principales partidos políticos, el Partido Socialista (PS) y el Partido Social Demócrata (PSD), no tienen candidatos oficiales. El PSD apoya a Marcelo Rebelo de Sousa, el favorito, según las encuestas, para convertirse en el próximo jefe del Estado, mientras que el PS está dividido entre el independiente Sampaio y la socialista Maria de Belém.
Para Nuno Augusto, sociólogo y analista político, la imagen de los partidos se ha deteriorado progresivamente en los últimos años.

Nuno Augusto. Sociólogo y analista político:
“Creo que ha habido un importante efecto de desgaste, una enorme presión a favor de la independencia del presidente de la República en relación con los partidos políticos y luego también hay un contexto muy reciente marcado por el resultado de las últimas elecciones, de todas las convergencias que se fueron formando y de la relación que entre tanto se estableció entre los candidatos y el presidente de la República.”

La coalición PSD-PP ganó las últimas elecciones parlamentarias en términos de votos, pero fue el socialista António Costa, quien acabó investido primer ministro. El PS logró obtener el apoyo del Bloque de Izquierda, el Partido Comunista y el Partido Ecologista Los Verdes, que juntos suman la mayoría de los escaños en el Parlamento. Pero se trata de un acuerdo frágil, ya que las partes mantienen posturas muy diferentes sobre asuntos como la deuda portuguesa o la OTAN. El presidente tendrá más que nunca, un papel crucial para asegurar la estabilidad.

Nuno Augusto:
“Efectivamente en este momento, el presidente tiene un marco de responsabilidad, desde el punto de vista de la moderación, de la capacidad de unir a diferentes partes y de conseguir articular los procesos, mucho más alto que en el contexto de una mayoría absoluta.”

Entre otros poderes, el presidente tiene lo que muchos en Portugal llaman “la bomba atómica”.

Nuno Augusto:
“Estamos en un régimen semipresidencial. No es parlamentario ni presidencial. El resultado de un conjunto de factores históricos, hizo que el presidente de la República conservase este poder fundamental para disolver el Parlamento, y también para celebrar elecciones y nombrar gobiernos o primeros ministros.”