Última hora

Última hora

El gobierno tunecino decreta el toque de queda en todo el país

El gobierno de Habib Essid ha decretado este viernes el toque de queda en todo el territorio nacional para intentar recuperar el control tras varios

Leyendo ahora:

El gobierno tunecino decreta el toque de queda en todo el país

Tamaño de texto Aa Aa

El gobierno de Habib Essid ha decretado este viernes el toque de queda en todo el territorio nacional para intentar recuperar el control tras varios días de violentas protestas por la situación económica del país. Se trata de la peor crisis social desde la revuelta de 2011. El decreto gubernamental prohibe circular por la calle desde las ocho de la tarde hasta las cinco de la madrugada. El primer ministro se explicaba desde París, donde ha viajado en visita oficial.

“La situación se está calmando”, decía Essid. “Es un problema de raíz económica vinculado al paro. Hemos puesto en marcha varias políticas para intentar solucionar las cosas. Es uno de los mayores retos que tiene por delante este gobierno. Pero desafortunadamente no tenemos una varita mágica. Todo lleva su tiempo. Los resultados no se obtienen de la noche a la mañana”.

Los disturbios comenzaron el pasado sábado cuando un joven que aspiraba a convertirse en profesor se suicidó en la región de Kaserín al ser rechazada su solicitud de empleo. Es misma noche se registraron episodios de violencia extrema contra la policía que, en los últimos días, se han extendido a todo el país. El miércoles el gobierno prometió crear 6.000 puestos de trabajo en Kaserín.

“Me pregunto si todos somos tunecinos de la misma categoría”, se queja Leila Omri, madre de un joven licenciado en paro. “Llevamos cuatro años esperando y luchando para salir adelante. No pedimos demsiado, sólo queremos un futuro para nuestros hijos. La presión es insoportable”.

La situación del mercado laboral en Túnez es muy grave y los útlimos atentados cometidos contra el sector turístico han hundido más si cabe la economía nacional. La revuleta coincide con el quinto aniversario de la Primavera Árabe, que también se gestó en las regiones de Sidi Bouzaid y Kaserín.