Última hora

Última hora

Cinco candidatos a la presidencia de la FIFA con el objetivo común de limpiar su imagen

Cinco candidatos se disputarán a partir del 26 de febrero, fecha de la primera votación, la presidencia de la FIFA. La confrotación se da entre cinco

Leyendo ahora:

Cinco candidatos a la presidencia de la FIFA con el objetivo común de limpiar su imagen

Tamaño de texto Aa Aa

Cinco candidatos se disputarán a partir del 26 de febrero, fecha de la primera votación, la presidencia de la FIFA. La confrotación se da entre cinco rostros muy diferentes aunque con un objetivo común: limpiar la maltrecha imagen de la asociación tras los escándalos, simbolizados por la inhabilitación de su presidente desde 1998, Sepp Blatter.

Si hay un favorito ese es Sheikh Salman bin Ebrahim al-Khalifa, vicepresidente de la FIFA y presidente de la Confederación asiática. Está bien considerado por los estamentos, pero las alegaciones de que ayudó a identificar atletas y futbolistas que participaron en las protestas prodemocracia en Baréin, con resultado de detenciones y torturas, jugará en su contra.

Gianni Infantino, de 45 años, es otro de los más relevantes. Secretario general de la UEFA desde 2009, su principal desventaja es su cercanía con el inhabilitado Michel Platini. Cuenta con una gran influencia en el mundo del fútbol aunque el hecho de haberse presentado a última hora genera sospechas sobre sus motivaciones.

Su opuesto el príncipe Ali bin al-Hussein, jordano de 45 años, y ex vicepresidente de la FIFA. Tiene fama de reformista y un aura de limpieza de la que carece el suizo. Su gran debilidad es que al contrario que Infantino no tiene un apoyo muy extendido en el mundo del fútbol.

El francés Jerome Champagne conoce bien los entresijos de la FIFA, pero se ha granjeado muchos enemigos por el camino, sobre todo los que le consideran una ‘marioneta’ de Sepp Blatter, presidente desde 1998. Es el candidato con menos posibilidades.

El último en liza es Tokyo Sexwale, sudafricano de 62 años que cuenta con una historia personal con gran tirón, como preso político y luchador por los derechos humanos, y buena fama en el mundo del fútbol. Su principal lastre serán las acusaciones de corrupción que recaen sobre la federación sudafricana relacionados con la Copa del Mundo de 2010.