Última hora

Última hora

Qué dicen los candidatos presidenciales a la Casa Blanca en política exterior

Las campañas para las elecciones presidenciales en Estados Unidos suelen centrarse más en los asuntos internos del país que en la política exterior

Leyendo ahora:

Qué dicen los candidatos presidenciales a la Casa Blanca en política exterior

Tamaño de texto Aa Aa

Las campañas para las elecciones presidenciales en Estados Unidos suelen centrarse más en los asuntos internos del país que en la política exterior. Sin embargo, la actual guerra contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria e Irak junto con los atentados terroristas de París y San Bernardino el año pasado han hecho de la seguridad nacional, uno de los temas que más preocupa a los electores.

Los candidatos republicanos y demócratas a menudo han mostrado diferentes puntos de vista a la hora de gestionar los asuntos externos.

Después de perder la Casa Blanca hace siete años, los republicanos están dispuestos a echar atrás los logros e iniciativas que llevaron entonces a Obama al poder. Sus principales premisas son: oponerse al acuerdo nuclear de Irán, un fuerte apoyo a Israel, mantener la prisión estadounidense de Guantánamo, su enfrentamiento a Vladimir Putin y guardar cautela con los chinos.

Los demócratas, por su parte, han expresado su determinación de continuar con las directrices del presidente saliente, salvo un cambio de matices en algunas áreas notables.

Estas son las líneas maestras en política exterior de los principales candidatos de ambos partidos:

Ben Carson Ben Carson (republicano):

Carson no tiene una plataforma política exterior detallada, pero su visión del mundo viene determinada por su fe cristiana. Nacido en Detroit hace 63 años, este neurocirujano abandonó su fulgurante carrera médica por la política. Es el único candidato afroamericano por el momento y cuenta con poca experiencia política. Carson resulta atractivo para las bases más conservadoras.

Carson,que ocupa la cuarta posición en la última media de sondeos, es un personaje controvertido que ha metido la pata en muchos de sus comentarios. Dijo que las pirámides de Egipto fueron construidas para el almacenamiento de semillas; que “Obamacare”, la reforma sanitaria de Obama, es la peor cosa que ha sufrido EE. UU. desde la esclavitud; y comparó la poca movilización del pueblo norteamericano ante las “injusticias” del gobierno al pueblo alemán durante el período nazi.

Sin embargo, ha convertido la lucha contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en la pieza central de su discurso exterior, adoptando una postura más agresiva que la mayoría de los candidatos republicanos, como es el envío de tropas sobre el terrero a Irák y Siria para luchar contra los yihadistas.

Hillary Clinton Hillary Clinton (demócrata):

Es considerada como la clara candidata para relevar al presidente Obama. No sorprende, ya que, ha sido su secretaria de Estado, y durante ese tiempo ha supervisado las iniciativas de política exterior de la administración. Aboga por el uso del “poder inteligente”, que ella misma describe como “la combinación adecuada de herramientas diplomáticas, económicas, militares, políticas, legales y culturales para cada situación.”

Clinton fue arquitecta del reequilibrio estratégico entre la administración de Obama y Asia, así como del deshielo aparente en las relaciones de Estados Unidos con Rusia.

También apoyó el acuerdo multinacional con Irán para detener su programa nuclear, pero dijo que Estados Unidos debería asegurarse de que que Teherán cumple. “Mi enfoque será la desconfianza y verificar”, dijo en septiembre de 2015.

Los detractores de Hillary Clinton sostienen que no consiguió ningún hito tangible y que dos de sus principales estrategias: la campaña militar contra el régimen libio y el intento de mejora de la relación con Rusia, fracasaron estrepitosamente. También esgrimen que Clinton fue más prudente y menos influyente que su sucesor, John Kerry, en parte porque quería evitar errores que se le pudieran girar en contra en una hipotética aventura electoral.

Ted Cruz Ted Cruz (republicano):

Es el primer senador hispano por Texas y el primer republicano en anunciar su candidatura el pasado mes de marzo. Hijo de un exiliado cubano, Cruz es un ejemplo de la realización del sueño americano. Ha hecho campaña por un gobierno limitado, la libertad personal, y el conservadurismo cristiano.

En política exterior, Cruz es menos intervencionista que la mayoría de sus rivales republicanos. Es partidario del libre mercado con una mínima intrusión del Gobierno federal. Favorece una política exterior agresiva contra el terrorismo y en defensa de los intereses de Estados Unidos. Su ideología se basa en el respeto estricto de la Constitución y el excepcionalismo americano, la creencia de que EE UU es un país con una misión especial en la historia.

Cruz ha sido muy crítico con la gestión de la administración Obama en la crisis en Oriente Medio, incluyendo la guerra civil de Siria y el ascenso del autoproclamado Estado Islámico.

Donald Trump Donald Trump (republicano):

Una de las razones por las que el principal candidato de la carrera republicana resulta tan atractivo a las alas más conservadoras es que “es un hombre de negocios populista e inconforme, que en muchos sentidos es más serio que su imagen pública“, como Michael Gerson le describió en el Washington Post.

El empresario multimillonario y estrella televisiva aspira a sus 68 años a la nominación republicana. El aspirante se adentró en la esfera política con su campaña contra Obama al alegar que había no había revelado su verdadero certificado de nacimiento para poder acceder a la presidencia.

En política exterior, us reproches a los inmigrantes procedentes de México han desatado una oleada de críticas.

A pesar de que acaba de entrar en la carrera, los sondeos ya le sitúan a mitad de la tabla entre los 12 candidatos del Partido Republicano.