Última hora

Última hora

Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión: "Hay falta de confianza entre los Estados miembros"

Grecia tendrá que controlar sus fronteras en tres meses o de lo contrario los Estados miembros podrán cerrar las suyas durante dos años como máximo.

Leyendo ahora:

Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión: "Hay falta de confianza entre los Estados miembros"

Tamaño de texto Aa Aa

El futuro de Schengen está en las manos de Grecia. Eso es lo dice el ultimátum de la Comisión Europea. El país tendrá que controlar sus fronteras en tres meses o de lo contrario los Estados miembros podrán cerrar las suyas durante un máximo de dos años. Entrevistamos al vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Punto de vista

La Comisión ha puesto encima de la mesa una propuesta para que haya un servicio de guardia costera europea

Efi Kutsokosta, euronews:
¿Qué está pidiendo a Grecia?

Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea:
“Queremos que cuando las personas llegan a Grecia sean registradas rápidamente, que estos datos se introduzcan rápidamente en el sistema Eurodac, lo que significa que esa información estará disponible en cualquier parte de Europa y que podremos seleccionar enseguida a aquellas personas que tiene derecho a protección internacional, es decir, a los refugiados y a los que no tienen ese derecho porque vienen países donde no hay guerra ni persecuciones. Hoy día las capacidades para esto son insuficientes en Grecia”.

euronews:
¿Así que no están pidiendo que haya un mejor control en las fronteras marítimas o en las terrestres con más guardias? Por que es de eso de lo que se habla.

Timmerans:
“Bueno, tenemos que hacer eso también. Pero es una responsabilidad colectiva europea. La frontera griega es una frontera europea y hemos ofrecido desde hace mucho tiempo este tipo de cooperación. La Comisión ha puesto encima de la mesa una propuesta para que haya un servicio de guardia costera europea. Creo que es muy importante”.

euronews:
Pero si la Comisión dice a un Estado miembro que puede ser excluido de la zona Schengen dentro de tres meses, enviará un mensaje diciento que las políticas como las que ha adoptado el primer ministro de Hungría han ganado.

Timmermans:
“Se trata de una llamada a la movilización. No es una advertencia ni una amenaza. Se trata de ponernos todos las pilas, Grecia también. No tenemos todo el tiempo del mundo. No lo hacemos porque queramos limitar Schengen, queremos salvar la zona Schengen, por eso estamos reaccionando así. Si se reintroducen controles en las fronteras nacionales, el efecto económico será dramático. Habrá filas muy grandes de camiones. Tenemos 56 millones de cruces fronterizos cada año en Europa. Y si complicamos más las cosas, las consecuencias económicas serán muy negativas”.

euronews:
¿Admite que la respuesta europea ha fallado?

Timmermans:
“No es que la Unión Europea como tal haya fallado. La falta de confianza de los Estados miembros es la que ha provocado el problema. Los Estados miembros que han sufrido las últimas conscuencias de todo esto como Alemania, Suecia, Holanda o Austria piden a los otros donde llegan tantos refugiados que controlen mejor sus fronteras. Países como Grecia e Italia están diciendo a los otros que no quieren estar solos en esto, que necesitan más solidaridad, que quieren que se reparta la carga. Y mientras no se comparta la carga ellos no quieren controlar mejor las fronteras. Los otros responden que hasta que no se mejoren los controles fronterizos, no habrá un mejor reparto de la carga. Hay un problema de confianza entre los países europeos y tenemos hacer estas cosas al mismo tiempo”.

euronews:
¿Pero tienen tiempo?

Timmermans:
“No mucho, no tenemos mucho tiempo porque si seguimos así llegará el verano y vendrán muchísimas personas y entonces algunos Estados miembros, incluso los más grandes, no tendrán otra alternativa que cerrar sus fronteras y Grecia tendrá un gran problema”.