Última hora

Última hora

Hambruna en ciernes en el cuerno de África mientras los países europeos recortan sus ayudas

La peor sequía de las últimas tres décadas está provocando un éxodo masivo en Somalia y Etiopía. Más de diez millones de personas que viven del

Leyendo ahora:

Hambruna en ciernes en el cuerno de África mientras los países europeos recortan sus ayudas

Tamaño de texto Aa Aa

La peor sequía de las últimas tres décadas está provocando un éxodo masivo en Somalia y Etiopía. Más de diez millones de personas que viven del pastoreo han perdido su modo de sustento. Para hacernos una idea, en zonas remotas como Fedeto en la región Somalí de Etiopía, hay, actualmente, 67 500 desplazados, en esta zona no ha llovido en los últimos dos años.

Punto de vista

Otras crisis están acaparando la atención lo que relega al ostracismo el problema de la sequía en Etiopía

Un problema migratorio en ciernes al que, según el director de Save the children en Etiopía, John Gram, la comunidad internacional está dando la peor respuesta esperada. “Hay otras crisis que están acaparando la atención, Siria o la crisis migratoria en Europa por ejemplo, lo que hace que se arrincone el problema de Etiopía pese a que el número de personas afectadas es mucho mayor que en las sequías precedentes, como la de 1984”, asegura John Gram.

Según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU, hacen falta unos 500 millones de dólares de ayuda de urgencia de aquí a abril para paliar el riesgo de una hambruna que podría afectar a más de 10 millones de personas.

Para división de nutrición de la PMA, se trata de la peor crisis alimentaria de los últimos 30 años:

La época del hambre

Save the Children estima que se esperan unos 350.000 nacimientos en las comunidades afectadas por la sequía de aquí a agosto, durante la denominada “época del hambre”. La agencia humanitaria asegura que la comunidad internacional debe aumentar sus fondos en 1.400 millones de dólares, lo que representa tres veces más de lo que se espera aporten las donaciones.

La ONG australiana ChildFund alerta así en tu cuenta de twitter sobre el problema de la malnutrición de las mujeres embarazadas en las zonas afectadas por la sequía:

Save the Children y la rama de salud del PMA se hacen eco del mayor recorte de los últimos años en Australia en materia de ayuda al desarrollo anunciado por la ministra de Asuntos Exteriores, Julie Bishop, en septiembre:

Los países europeos recortan sus ayudas al desarrollo

La crisis migratoria está afectando de lleno la capacidad de respuesta de la UE a otras crisis humanitarias. Pese a que en la Cumbre de la Valeta, el año pasado, los líderes europeos y africanos se pusieron de acuerdo en considerar la migración como un problema global, las respuestas a nivel nacional están muy lejos del Plan de Acción esbozado entonces.

Suecia baraja la posibilidad de recortar en un 60% su ayuda al desarrollo, según una nota que la ministra de Exteriores, Margot Wallström, envió al ministro de Finanzas, publicada por sverigesradio. En ella, Wallström reconoce que va a tener un impacto enorme y va a cambiar completamente la imagen del país.

El dinero no desaparecerá sino que será dirigido a la manutención de los demandantes de asilo ya que Suecia es el país que más refugiados ha acogido en términos de población. Aunque, según cifras de Eurostat, si hablamos de demandas de asilo en curso de tramitación (estadísticas del mes de junio de 2015), Suecia totaliza el 9%, muy por detrás de Alemania.

La imagen de Suecia se está viendo afectada ya que es el segundo país en términos de ayuda al desarrollo. Según la encuesta anual de los planes de gasto de los donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, Suecia dedica el 0,99% de su Producto Nacional Bruto en ayuda al desarrollo, por encima del objetivo del 0,7% fijado por la ONU.

A modo de comparación, Alemania dedica un 0,4% de su PNB (según cifras de 2014) y Francia un poco más, el 0,46% de su PNB.
Muy lejos del objetivo de Naciones Unidas se encuentra España que, según los últimos datos de la CAD, invirtió en 2013 un 0,16% en esta partida, lo que sitúa en la cola junto con Italia a nivel mundial.

Finlandia comenzó con la ola de recortes

Nada más llegar al poder en mayo de 2015, el Gobierno de centro-derecha decidió recortar en un 43% la ayuda al desarrollo respecto a 2014, desatando una ola de críticas entre las ONG que temían que otros países siguieran su ejemplo. De los 1 200 millones destinados a los países pobres en 2014, Finlandia dedica 743,6 millones en el presupuesto de 2016.

El ex comisario europeo, Olli Rehn, en la cartera de Asuntos Económicos, decidió que el impuesto sobre el carbono dejaría de aplicarse a la cooperación internacional y convirtió en préstamos e inversiones canalizadas a través de empresas con proyectos de desarrollo en países pobres una partida de 100 millones de euros de ayudas a la cooperación internacional.