Última hora

Última hora

Veszprém: "¿Quién es el culpable de uno de los mayores desastres ecológicos de Europa? ¿yo? ¿mis padres?"

Cólera de las víctimas del gigantesco desastre mediambiental de 2010 en Hungría. Un tribunal ha absuelto a los responsables de la fábrica de alumnio

Leyendo ahora:

Veszprém: "¿Quién es el culpable de uno de los mayores desastres ecológicos de Europa? ¿yo? ¿mis padres?"

Tamaño de texto Aa Aa

Cólera de las víctimas del gigantesco desastre mediambiental de 2010 en Hungría. Un tribunal ha absuelto a los responsables de la fábrica de alumnio MAL de Ajka en la región de Veszprém que sufrió la ruptura de uno de sus diques liberando un millón de metros cúbicos de barro rojo tóxico. Aquella catástrofe ecológica dejó 10 muertos y 150 heridos o intoxicados

Punto de vista

Diez personas murieron y ¿quién es el responsable?

Estas son algunas de las imágenes de la tragedia, hoy, recordada por la activista húngara, Nagashi:

“Diez personas murieron y ¿quién es el responsable? ¿yo? ¿mis padres?¿la gente que vivía allí?,” reaccionaba con amargura a la salida de la audiencia, Gyula Tokolics, un obrero de 54 años que perdió a sus padres en aquel drama.

El fango alcanzó entre 1 y 2 metros de altura inundando las localidades aledañas, en especial Kolontár y Devecser.

Así quedó el pueblo de Kolontár, fotografías del internauta R. Gálvez que reacciona ante una noticia de EFE en la que dice que el desastre ecológico en el municipio de Mariana (estado de Minas Gerais, Brasil) del noviembre de 2015 fue el peor de la década.

La Fiscalía había pedido penas de prisión contra todos los acusados, sin embargo, el presidente del tribunal, Gyorgyi Szabo, ha estimado que la ruptura del dique se debió a “la falta de estabilidad del subsuelo asecado” y que ninguna falta penal individual podía ser imputada.

Esta decisión no invalida, sin embargo, las demandas por lo civil y administrativas en curso.

Tras la catástrofe, unas 8 000 personas tuvieron que ser evacuadas y centenares de casas fueron destruidas.

Además, el barro tóxico, con un alto contenido en metales pesados, contaminó las tierras y la capa freática en los alrededores del Danubio, en el que es considerado uno de los peores accidentes industriales y ecológicos de las últimas décadas en Europa.

A las víctimas todavía les queda el consuelo de un recurso que interpondrá la Fiscalía y que será juzgado el año que viene.