Última hora

Última hora

Los inmigrantes sueñan con llegar al Reino Unido, ahora desde Bélgica

Los que han llegado a Bélgica proceden en su mayoría de Irán y han renunciado a su religión una decisión por la que tendrán que pagar un precio muy alto si vuelven.

Leyendo ahora:

Los inmigrantes sueñan con llegar al Reino Unido, ahora desde Bélgica

Tamaño de texto Aa Aa

El objetivo es llegar al Reino Unido. Pero hacerlo desde Calais, en Francia, se ha convertido en una misión casi imposible debido al aumento de las medidas policiales. Por eso muchos inmigrantes lo intentan en la vecina Bélgica, concretamente en Zeebrugge, localidad costera y puerto de Brujas. Los que han llegado hasta aquí proceden en su mayoría de Irán y han renunciado a su religión, una decisión por la que tendrán que pagar un precio muy alto si vuelven, la pena de muerte. Todos cuentan la misma historia: “Soy de Irán y quiero ir al Reino Unido. Era musulmán y me convertí al cristianismo y eso es un problema en el Irán de los ayatolás”, dice este hombre.

Algunos aseguran que cuentan con la ayuda de familiares cuando lleguen a su destino: “Yo voy a Inglaterra, allí está mi tío, mi primo me va a ayudar. Aquí en Bélgica no tengo a nadie. Aunque aquí la gente se ha portado muy bien, nos han ayudado con agua y comida”, contesta este otro.

Unas 900 personas han sido detenidas aquí desde que empezó el año. Fernand Maréchal, sacerdote, intenta convencer a los inmigrantes para que legalicen su situación en Bélgica: “Hemos intentado que pidan asilo aquí en Bélgica, pero no quieren. Creo que están tan manipulados por los traficantes. Solamente se creen lo que ellos dicen y no confían en nosotros”.

El gobernador de la provincia de Flandes Occidental ha pedido a los ciudadanos que no den comida a estas personas, algo que no comparte este voluntario que se ha acercado para estar con ellos, pero antes ha pasado por el supermercado: “Decidí venir aquí cuando me entere por la radio de las declaraciones del gobernador. Si así es como quieren tratar a la gente voy a comprar pan y galletas, pensé. Y luego he venido aquí directamente”.

Olaf Bruns, euronews:
“Desde que la policía empezó a tomar medidas drásticas, los refugiados tienen miedo porque temen que nadie vaya a ofrecerles más ayuda o que sea cada vez más difícil llegar al Reino Unido”.

A 12 kilómetros se encuentra Brujas. El acalde, Renaat Landuyt, cree hay que ayudar a los que realmente tienen derecho a pedir asilo. Y piensa que hay muchos que buscan algún tipo de beneficio, manipulados por los traficantes, así que hay que tomar medidas contra estas personas: “Lo que estamos viendo ahora es que estos jóvenes, estos hombres jóvenes vienen para comprobar si hay puntos débiles en dos niveles: están buscando un lugar para instalar una especie de campo de refugiados y por otra parte están intentando localizar los puntos débiles que hay en el puerto”.

Algunas empresas ya han dicho que tienen la intención de abandonar el puerto porque no quieren que se cuelen en sus barcos, pero Londres está tan cerca que muchos inmigrantes prefieren seguir esperando aquí.