Última hora

Última hora

Francia: la Asamblea Nacional deja en manos del Senado la reforma Constitucional

Tras semanas de debates y controversia, la Asamblea Nacional de Francia ha dado el visto bueno por una amplia mayoría a la reforma constitucional que

Leyendo ahora:

Francia: la Asamblea Nacional deja en manos del Senado la reforma Constitucional

Tamaño de texto Aa Aa

Tras semanas de debates y controversia, la Asamblea Nacional de Francia ha dado el visto bueno por una amplia mayoría a la reforma constitucional que contempla la inclusión del estado de emergencia en la Constitución y la posibilidad de despojar de la nacionalidad a los condenados por delitos graves que tengan doble nacionalidad.

Los votos a favor han superado ligeramente las tres quintas partes necesarias para que el proyecto de ley pueda ser aprobado de forma definitiva por el Parlamento tras pasar la prueba de fuego en el Senado.

El proyecto bautizado “protección de la nación” fue anunciado por el presidente Hollande tras los atentados de noviembre en París, pero las medidas que el presidente calificó de respuesta contundente contra el terrorismo han sembrado la discordia dentro y fuera del Gobierno socialista.

En cuanto a la primera parte, relativa al estado de excepción, el texto contemplados posibilidades para decretarlo: en Consejo de Ministros, “en caso de peligro inminente resultante de atentados graves al orden público” o “en caso de calamidad pública”.

Sólo el Parlamento podrá prolongar el estado de excepción después de doce días por una ley estableciendo una duración no superior a 4 meses (renovables). La Asamblea no puede ser disuelta durante el estado de excepción “

En realidad a parte de la disposición sobre la disolución de la asamblea y la duración de cuatro meses, hay pocos cambios con respecto a la ley de 1955, adoptada en plena guerra de Argelia. La principal diferencia es que ahora estará inscrito en la Constitución.

La segunda revisión, más controvertida, es la de retirar la nacionalidad. Ahora, el artículo 25 del Código civil prevé la privación de nacionalidad de los ciudadanos naturalizados franceses condenados por atentar contra los intereses fundamentales de la nación, con un acto terrorista, o cometiendo actos incompatibles con la nacionalidad francesa en beneficio de un Estado extranjero.
La medida sólo se aplica a aquellos que han tenido la nacionalidad francesa menos de diez o 15 años.

Ahora, con la revisión del artículo 34, todos los franceses, incluidos los nacidos en Francia, pueden perder la ciudadanía.

La controvertida medida ya ha privado al Ejecutivo de Valls de una figura icónica de la izquierda: Christiane Taubira renunció a la cartera de Justicia por divergencias sobre la proyectada reforma de la Constitución.

La ley de “protección de la Nación” tampoco parece ajena a la anunciada remodelación ministerial del Gobierno socialista, cada vez más criticado.