Última hora

Última hora

Polonia, ante el desafio del envejecimiento de su población

Leyendo ahora:

Polonia, ante el desafio del envejecimiento de su población

Tamaño de texto Aa Aa

Polonia afronta un futuro incierto ante el envejecimiento de su población, lo que afecta a los trabajadores, a la economía y al sistema sanitario del

Polonia afronta un futuro incierto ante el envejecimiento de su población, lo que afecta a los trabajadores, a la economía y al sistema sanitario del país.

Parte de este cambio demográfico es Monika Zientek, de 42 años, quien sufre artritis reumatoide.

Jeremy Wilks, euronews: ¿Qué cree que ocurrirá en el futuro, en cuanto a su capacidad para seguir trabajando, para seguir activa y hacer lo que le gustaría hacer?

“Mi futuro está lleno de interrogantes. Estoy muy preocupada por el futuro porque no se cómo va a evolucionar mi enfermedad. No sé si estará bien controlada, qué acceso tendré a los médicos para que la traten, etc. Tengo muchas preocupaciones sobre el futuro”, nos cuenta Monika.

Según va envejeciendo la población, el número de personas con problemas crónicos como la artritis aumenta. Este gente además por lo general termina trabajando más allá de su edad de jubilación.

El fisioterapeuta Ernest Wiśniewski ayuda a sus pacientes a mantenerse sanos para trabajar. No puede curar a Monika pero sí mejorar su situación: “Aquí tenemos claramente un problema articular. Podemos aumentar el movimiento de estas articulaciones, lo que posiblemente influirá en su flexibilidad y mejorará el movimiento de las articulaciones de la muñeca”, le explica.

Este situación entra dentro del contexto del actual cambio demográfico en la Unión Europea. No hay forma agradable de decirlo: nos estamos haciendo viejos.

Si vemos los datos, en la actualidad hay cuatro trabajadores por cada persona jubilada. Según las estimaciones, para 2060 la cifra bajará a dos trabajadores. En Polonia podría haber incluso una única persona trabajando por cada jubilado”.

Este desafío llevó al profesor Bolesław Samoliński a crear una coalición de centenares de expertos en medicina, economía y dirección sanitaria para debatir cómo afrontar el futuro.

Jeremy Wilks: ¿Qué mensaje le gustaría destacar de los debates que han tenido lugar en su coalición?

Bolesław Samoliński: “Creo que el resultado más importante de este proyecto fue concienciar a los políticos de que tienen la misión de crear una sensación de seguridad a nivel de sanitario y de que la gente pueda volver al mercado laborar. Las inversiones hechas en este área actualmente podrán dar resultados positivos en 20 o 30 años”.

En cuanto a la concienciación, ¿qué tipo de acciones se pueden llevar a cabo? Preguntamos a la reumatóloga y profesora Brygida Kwiatkowska:

Brygida Kwiatkowska: “En lo relativo al envejecimiento de la sociedad, hay que tomar medidas concretas. Primero hay que mejorar la política profamilia en Polonia para que los jóvenes se decidan a tener más hijos, o al menos a tenerlos. Segundo, hay que mantener en el mercado laboral al mayor número posible de personas que estén en edad de jubilarse. Tercero, hay que evitar la salida del mercado laboral de gente por culpa de las enfermedades crónicas”.

Aplicar esos cambios en un país con una población de 38 millones es un gran reto enorme y un proceso en el que además los pacientes deben ser escuchados.

Jeremy Wilks: ¿Qué tipo de cambios le gustaría ver como paciente en el sistema sanitario de este país?

Monika Zientek: “Como paciente, me gustaría que haya un diálogo entre las organizaciones de pacientes y los centros que deciden nuestros tratamientos. Únicamente a través del diálogo y la colaboración podremos superar los obstáculos que vayan surgiendo”.

Según vaya envejeciendo la población polaca, la necesidad de ese diálogo y esa colaboración será cada vez mayor.