Última hora

Última hora

Alemania juzga a un antiguo guardián de Auschwitz

Con 94 años, Reinhold Hanning se sienta este jueves en el banquillo acusado de complicidad en la muerte de 170.000 personas en Auschwitz, entre 1943

Leyendo ahora:

Alemania juzga a un antiguo guardián de Auschwitz

Tamaño de texto Aa Aa

Con 94 años, Reinhold Hanning se sienta este jueves en el banquillo acusado de complicidad en la muerte de 170.000 personas en Auschwitz, entre 1943 y 1944.

Hanning, que se unió voluntariamente a las SS con 18 años, es el tercer acusado de una ola de procesos que se aceleró en 2011 con la condena por complicidad de un guardián de las SS del campo de Sobibor (Polonia).

El antiguo guardia de Auschwitz puede enfrentarse a una pena de entre tres y 15 años de cárcel.

El juicio celebrado en Detmold (oeste de Alemania) se basa en una cuarentena de acusaciones particulares provenientes de países como Hungría, Israel, Canadá o Alemania y se centra principalmente en los testimonios de tres supervivientes.

La fiscalía considera que en calidad de guardia de las SS Hanning contribuyó así al funcinamiento de la calificada como “maquinaria de la muerte”.

“Las chimeneas de los crematorios escupían fuego. El olor de carne humana quemada era tan increíble que apenas uno podía soportarlo porque sabías que había humanos quemándose ahí dentro”, recuerda el alemán Leon Schwarzbaum, superviviente de Auschwitz.

(“Un antiguo guardia de Auschwitz va a juicio por complicidad en el gencidio nazi”)

“Me han preguntado a menudo si había hombres de las SS en Auschwitz que mostraran compasión. Permitidme decirlo claramente, absolutamente no. Te apaleaban y te quiaban el gorro y lo lanzaban para que fueras a recogerlo… en ese momento te disparaban”, relata el superviviente Justin Sonder.

En el campo de concentración de Auschwitz, símbolo del Holacausto, fueron asesinados más de un millón de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

De los 6.500 SS que sobrevivieron a la guerra, menos de 50 han sido condenados.

Hasta 2011, los juicios sobre el Holocausto se habían centrado principalmente en los autores materiales del exterminio.