Última hora

Última hora

Alepo bajo las bombas de racimo rusas: el ejército sirio a punto de recuperar la ciudad

El círculo se estrecha en torno a Alepo. Fué capital económica e industrial de Siria, joya arquitectónica y casi desde el comienzo de la guerra uno

Leyendo ahora:

Alepo bajo las bombas de racimo rusas: el ejército sirio a punto de recuperar la ciudad

Tamaño de texto Aa Aa

El círculo se estrecha en torno a Alepo. Fué capital económica e industrial de Siria, joya arquitectónica y casi desde el comienzo de la guerra uno de los bastiones de la rebelión contra Bachar al Asad.

Pero la ofensiva del ejército sirio sobre el terreno junto a diversos aliados y los bombardeos de Rusia con entre otros explosivos, bombas de racimo, hacen mella en los rebeldes y en la población civil.

Los kurdos aprovechan el retroceso de los rebeldes para pasar a la ofensiva en el norte de Alepo, como en Menagh y su base aérea. Los kurdos tienen el apoyo ruso pero son blanco de las bombas turcas.

Los cuatro principales contrincantes de la guerra Siria están en la batalla de Alepo: Rebeldes, ejército sirio, kurdos y el llamado Estado Islámico. Cada uno de ellos tiene sus propios intereses y objetivos.

Para el régimen de Damasco de lo que se trata es de asediar la ciudad, cortar el aprovisionamiento por el Norte desde Turquía.
Los rebeldes intentan preservar la última via de aprovisionamiento por el Oeste.
Los kurdos intentan conectar tres zonas bajo su control.
Para los islamistas se trata de mantener sus fuerzas y cortar la sangría de deserciones de los últimos meses.

La amenaza militar ha provocado la huída de la ciudad de decenas de miles de personas. Cuanto más intensos son los combates más refugiados salen hacia la frontera con Turquía en una huída desesperada para salvar la vida.

Las zonas de Alepo bombardeadas son un estímulo para que los residentes huyan. Nunca en sus miles de años de historia las piedras de Alepo habían sufrido un nivel de destrucción como el actual.

El ejército de Al Asad ha recuperado la central eléctrica de la ciudad. El llamado Estado Islámico la tenía bajo control desde 2014. La ayuda de Rusia da frutos al régimen sirio: los rebeldes estén a punto de ser expulsados de Alepo. La población civil no es tomada en cuenta.