Última hora

Última hora

París, Roma, Budapest y Los Ángeles "sueñan" con organizar los Juegos Olímpicos de 2024

La “fuerza de un sueño”. Éste es el lema bajo el que se presenta la candidatura de París para los Juegos Olímpicos de verano de 2024. La capital

Leyendo ahora:

París, Roma, Budapest y Los Ángeles "sueñan" con organizar los Juegos Olímpicos de 2024

Tamaño de texto Aa Aa

La “fuerza de un sueño”. Éste es el lema bajo el que se presenta la candidatura de París para los Juegos Olímpicos de verano de 2024. La capital francesa apuesta por un proyecto ecológico, ciudadano y participativo que tiene el 70% de las instalaciones necesarias ya construidas, para albergar la cita olímpica, cien años después de la última vez que fue sede del evento.

“Nuestra propuesta es la de ayudar en la transformación de un territorio estratégico para todos nosotros, en el que hay una población joven y cosmopolita, que corresponde a lo que hoy es Francia: es el Sena-Saint Denis”, declara la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

Junto a la capital de Francia, la de Italia también opta a organizar los Juegos Olímpicos de 2024. Roma presenta una idea en línea con la Agenda marcada por el Comité Olímpico Internacional, COI. De este modo se ha incorporado el proyecto olímpico a los planes de desarrollo de la ciudad, región y país, a largo plazo.

“Queremos que los Juegos Olímpicos de 2024 representen la mayor fiesta del deporte que se haya organizado, en cuanto a la calidad de las infraestructuras, la atención prestada a los deportistas, la capacidad de organización, la consecución de resultados… y todo en base al respeto del presupuesto previsto”, afirma Luca Cordero di Montezemolo, presidente del Comité Roma 2024.

Como en el caso de la “Ciudad Eterna” y de París, también las candidaturas de Budapest y Los Ángeles han enviado al COI la primera parte de sus respectivos informes, un nuevo paso en la batalla que libran por organizar la cita olímpica.

Las cuatro ciudades apuestan por el desarrollo sostenible, el legado de los Juegos y, en particular, en cómo se van a usar las instalaciones después de la celebración del evento olímpico y, más tarde, el paralímpico, en 2024.