Última hora

Última hora

El Bosco vuelve a su ciudad 500 años después de su muerte

Leyendo ahora:

El Bosco vuelve a su ciudad 500 años después de su muerte

Tamaño de texto Aa Aa

El Museo de Brabante del Norte, en la ciudad de Bolduque, en los Países Bajos, acoge la mayor exposición jamás organizada sobre la obra de El Bosco

El Museo de Brabante del Norte, en la ciudad de Bolduque, en los Países Bajos, acoge la mayor exposición jamás organizada sobre la obra de El Bosco, uno de sus habitantes más célebres entre 1450 y 1516, año de su muerte.

24 obras del pintor han sido reunidas en la ciudad en la que fueron realizadas. Para ello los organizadores de la exposición han trabajado en estrecha colaboración con museos de todo el mundo como el Metropolitan de Nueva York, el Museo del Prado en Madrid o la Academia de Venecia.

“El Bosco es un artista extraordinario por su originalidad y porque su creatividad es enorme. Ha inspirado a muchos artistas en todo el mundo por ello podemos decir que 500 años después de su muerte sigue vivo. Y sigue vivo, como digo, por su originalidad y por haber representado algunos de los sueños más extraños de los hombres”, asegura Charles de Mooij, director del museo.

Esta exposición es uno de los eventos organizados este año por la ciudad de Bolduque para conmemorar el 500 aniversario de la muerte del pintor.

Pero poco se sabe sobre su vida. Bolduque está situada a 80 kilómetros al sur de Amsterdam.

“Hieronymus Bosh, El Bosco, no se llamada así. Se llamaba Hieronymius van Aken, la ciudad alemana de la que venía su familia. En el siglo XV su familia se mudó a ‘s-Hertogenbosh, Bolduque, en los Países Bajos, y por eso decidió cambiar su apellido. Así que Bosco (Bosque) fue el nombre que él mismo eligió y lo hizo porque Bolduque (Bosque del Duque) era la ciudad en la que vivía y trabajaba”, explica Matthijs Ilsink, uno de los comisarios de la exposición.

La exposición “El Bosco – Visiones de un Genio” estará abierta al público en el Museo de Brabante del Norte hasta el mes de mayo.

Antes de su apertura, 90 000 admiradores del pintor ya habían comprado sus entradas.