Última hora

Última hora

¿Austeridad o inversión? ¿Cómo lograr reformas estructurales eficaces?

En Real Economy hoy trataremos sobre las reformas estructurales. ¿Qué significan? ¿Cómo afectan a nuestras vidas y a nuestro bolsillo? Y más

Leyendo ahora:

¿Austeridad o inversión? ¿Cómo lograr reformas estructurales eficaces?

Tamaño de texto Aa Aa

En Real Economy hoy trataremos sobre las reformas estructurales. ¿Qué significan? ¿Cómo afectan a nuestras vidas y a nuestro bolsillo? Y más importante aún, ¿cómo funcionan?

Maithreyi Seetharaman
entrevista a Pierre Moscovici, comisario europeo a cargo del programa de reformas estructurales en la Comisión Europea.

Iremos a Irlanda, para ver uno de los ejemplos más paradigmáticos de la recuperación económica. Y después rumbo a Alemania, analizaremos el calendario de las reformas.

Curso intensivo sobre reformas estructurales

Pero antes que nada veamos cómo las reformas estructurales se supone que deben dar lugar a la estabilidad y el crecimiento.

Las reformas estructurales están diseñadas para que nuestra economía sea más flexible y resistente.

Al incrementar la competencia en el mercado existe más oferta, por lo que bajan los precios.

Esto lleva a un mejor rendimiento de las empresas que emplean a más personas para producir más. A largo plazo, los sueldos deberían aumentar.

En teoría, las reformas del mercado laboral, reducen a corto plazo las indemnizaciones de desempleo y los sueldos.

Pero, a largo plazo, el empleo debería aumentar ya que las empresas pueden, al ser más flexibles, dar trabajo a más personal.

Coordinando ambas reformas, según la teoría económica todo esto conduce a un fuerte crecimiento.

Como los trabajadores pueden trabajar más horas, potencialmente pueden afrontar una ligera bajada de sueldos.

Y eso se debe a que los hogares pueden consumir más debido a la caída de los precios

Las empresas aumentan sus beneficios sobre los productos que venden.

Así que a largo plazo, la economía nos dice – que si las empresas venden más y el empleo y los sueldos aumentan, la economía global, debería ir mejor.

La suerte de los irlandeses

Podríamos explicarlo con la suerte de los irlandeses, pero lo cierto es que apenas unos años después del programa de rescate, el PIB de Irlanda provoca envidia en la zona euro.

El déficit presupuestario ha caído, y el nivel de desempleo también, situándose por debajo de la media de la zona euro. Incluso podría fijar una tasa máxima para su deuda soberana

Veamos con Anne Glémarec, qué hay detrás de esa supuesta suerte irlandesa.

Lo familia Keogh vive al norte de Dublín. Cultivan patatas desde hace generaciones. En 2011, cuando los pedidos flaqueaban, a Tom y a sus hermanos se les ocurrió una idea luminosa : transformar la mercancía sin vender en patatas fritas.

Tom Kheogh, es el Director del departamento de patatas fritas de Keogh’s:

“Empezamos el negocio de las patatas fritas en medio de la recesión en Irlanda. El negocio ahora tiene 4 años, y hemos tenido que contratar a 27 personas más desde que lanzamos las nuevas patatas fritas. Tenemos planeado contratar a 12 personas más en 2016. Actualmente exportamos el 15% de nuestro volumen a unos 14 países de todo el mundo”.

Mientras que muchas empresas despiden gente desde los inicios de la crisis financiera en 2008, el sector de la alimentación queda a salvo. Incluso el Estado reduce personal, recorta sueldos a los funcionarios y sube los impuestos.

Cuando la troika llega a finales de 2010, ya hace dos años que los sueldos han sido congelados en el sector privado. Los sindicatos de la administración pública renuncian a la huelga a cambio de que el Estado no recorte las nóminas, ni proceda a más despidos.

En 2012, el desempleo se eleva a más del 15% de la población activa. Dublín lanza entonces un plan de acción para el empleo. Objetivo: ofrecer un plan de formación que responda a las necesidades de las empresas, atraer la inversión extranjera y estimular el espíritu empresarial orientado a la exportación, como el negocio Tom.

Enterprise Ireland es una de las 60 agencias gubernamentales implicadas en esta estrategia, nos lo explica el director de desarrollo global del negocio, Kevin Sherry.

“Irlanda es un mercado pequeño, por lo que cuando se lanzan las empresas irlandesas, necesitan centrarse desde el primer momento en el mercado internacional, señala Kevin Sherry. Nosotros les financiamos en parte, y les ayudamos a crear equipos de gestión para que puedan crecer a nivel internacional.”

Desde 2012, este plan ha permitido crear 136.000 empleos. Además se beneficia de un ventajoso impuesto sobre las sociedades, entre el 12,5 y el 25% dependiendo del sector.

Para el economista Aidan Regan, esta estrategia se inscribe en la continuidad de las políticas implantadas en Irlanda desde hace unos treinta años. Y cuando le preguntan si las reformas estructurales han jugado un papel en la recuperación económica irlandesa, su respuesta es categórica:

“No, la inversión extranjera directa es la base de la recuperación de Irlanda, en particular las exportaciones y las multinacionales estadounidenses. Fortalecerlas es el papel del Estado. Además hay una política industrial y de empresa activa. Lo que es fundamental es un mercado de trabajo flexible y un régimen del impuesto de sociedades competitivo. Algunas reformas estructurales que fueron recomendadas por la troika en el sector de la salud, o en la profesión de abogado, nunca fueron implementadas.”

Hoy en día, muchos irlandeses aún se preguntan porqué la troika no se contentó con una restructuración bancaria y está deseando cerrar el capítulo de la austeridad.

Entrevista a Pierre Moscovici:

Y ahora es el momento de recibir a nuestro invitado, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

Maithreyi Seetharaman, euronews:

Tenemos muchas preguntas sobre la recuperación de Irlanda. ¿La recuperación, se debe a las reformas estructurales o es el resultado de un país flexible?

Pierre Moscovici:

“Yo diría que ambas cosas, incluso durante la crisis, Irlanda era una economía abierta. De tamaño pequeño pero con una gran especialización y un mercado laboral muy flexible. Pero al mismo tiempo hubo reformas en el plano fiscal, porque el país estaba bajo el programa de la troika. Hoy en día no podemos decir que Irlanda no forma parte del movimiento, por ejemplo, en la iniciativa para prevenir la evasión fiscal , pero también en el mercado de productos y el mercado laboral, así que en general creo que la flexibilidad y las reformas estructurales van juntas.”

Maithreyi Seetharaman, euronews:

¿Cómo convencer a los países para que adopten este proceso de reformas?

Pierre Moscovici:

“Ha habido muchos esfuerzos y sigue habiéndolos hoy e día.. yo diría que la posición presupuestaria global para la zona euro es neutra e incluso ligeramente positiva con la crisis de refugiados. Pero pienso que ahora también debemos idear reformas para el futuro, para la innovación, la calidad del gasto público, y todo esto es súmamente importante.”

Maithreyi Seetharaman, euronews:

¿Y cómo se puede correlacionar eso con la percepción que tienen la gente de que las reformas estructurales equivalen a decisiones financieras difíciles como la austeridad?

Pierre Moscovici:

“Fue cierto durante un tiempo, durante un período de consolidación fiscal que ha tenido un impacto negativo sobre el crecimiento. No es el caso hoy en día. No debemos temer a las reformas. Las reformas no significan desigualdades. Al contrario, la inversión es una cuestión de progreso y de innovación. Las reformas del mercado laboral conciernen a la flexibilidad, pero también a la seguridad de las personas.”

Alemania, los desafíos de un país que envejece

Rumbo ahora a un país que afronta grandes cambios demográficos. Alemania tiene una población que envejece, y efectuó importantes reformas en el mercado de trabajo en el año en 2003 y algunas otras el año pasado.

Pero con una afluencia masiva de emigrantes y refugiados, afronta ahora un desafío mucho mayor. Lo vemos en este reportaje de Guillaume Desjardins:

El año pasado, Alemania era un país a contra corriente en Europa. Mientras que el resto del continente se estaba apretando el cinturón, el país puso en marcha un salario mínimo nacional.

Para Marta, que trabaja de camarera, fue un gran cambio:

“En tres años he tenido varios mini-empleos y he visto cómo subía el salario mínimo horario. ¡y es estupendo!”

El mercado en Alemania ha cambiado mucho en los últimos 10 años. Cuando se hicieron las reformas en 2003, el objetivo eraque los alemanes volvieran al mercado laboral. Y así fue. En este periodo el índice de desempleo se ha reducido a la mitad.

Hoy en día, el objetivo es mejorar las condiciones de quienes fueron dejados de lado: los jóvenes, las mujeres y los emigrantes.

Dierk Hirschel es economista en Ver.di:

“Las reformas de Schröder destruyeron el mercado de trabajo y su organización hace 13 años, con el resultado de que cualquier buen empleo regular se transformó en empleo precario. Un trabajo a tiempo completo se convirtió en 3 mini-empleos o de media jornada. Era algo necesario para cambiar de rumbo y restablecer el orden en el mercado laboral.”

El mini-empleo, es un contrato que no está sujeto a las cotizaciones sociales. No solo resulta más barato para la empresa, sino que además es más flexible. De hecho, no hay ninguna obligación en términos de horas de trabajo.

En Alemania hay más de medio millón de puestos vacantes en sectores como la ingeniería especializada, las tecnologías de la información o la asistencia sanitaria. El próximo reto consiste en atraer, formar y conservar a los trabajadores cualificados en Alemania.

En los próximos años, en Alemania habrá significativos cambios demográficos; el país envejece y seguirá envejeciendo. Y eso va a cambiar drásticamente el rostro del mercado de trabajo.

David Pothier es investigador asociado en Macroeconomía en el German Institute for Economic Research

“En Alemania, el crecimiento económico dependía en gran medida de las exportaciones. En los últimos trimestres hemos visto señales positivas en este sentido, con un mayor impulso de la demanda interna, que es precisamente el tipo de transición que nos gustaría ver en el futuro.”

Cambios ante los retos del futuro: ya se trate del envejecimiento, de la emigración o del estímulo al mercado interior. Lo que significa que Marta y muchos otros tendrán que adaptarse constantemente!

Entrevista a Pierre Moscovici (II):

Seguimos con el Comisario Moscovici.
Alemania afronta grandes retos. ¿Qué es lo que necesita ahora mismo?

Pierre Moscovici:

“Los enormes excedentes externos de Alemania, hoy en día representan algo así como el 9%. Eso crea un desequilibrio y la respuesta es claramente la inversión. Y además, al llegar la crisis de refugiados, desde un punto de vista económico puede ser una oportunidad.”

Maithreyi Seetharaman, euronews:

¿Y están cualificados estos refugiados?

Pierre Moscovici:

“Sí, puede que estén cualificados, pero no exactamente en nuestros estándares. Y además, si nos fijamos en Alemania, allí hay necesidades en el mercado laboral que requieren políticas públicas, el aprendizaje del idioma, adaptar las competencias a las necesidades del mercado. Es probable que esto requiera miles de millones de euros. Así que, ¿cómo lo conseguimos?

Parte de la financiación de esos fondos es nacional. Cuando Wolfgang Schaeuble, habla de un impuesto europeo sobre el petróleo para financiar la crisis de los refugiados, no estoy seguro de que ese impuesto sobre el petróleo para los refugiados sea una medida muy popular. Pero creo que ha de plantearse esta cuestión. Y ha que darse este debate.”

Maithreyi Seetharaman, euronews:

Bien, entonces, si transpusieramos este debate a escala europea. ¿Cómo abordaría el crecimiento?

Pierre Moscovici:

“Hay riesgos de una caida del crecimiento, mire lo que pasa en Chine. Además está el nivel de los precios del petróleo y el hecho de que no estamos en deflación, sino ma´s bien con una bajísima inflación. Esos son los peligros para mañana. Pero los refugiados no son una amenaza económica.

Yo diría que nuestro crecimiento en la UE y en la zona del euro es menos vulnerable al exterior, si vemos las cifras, Italia ya no está en recesión. Y España está por encima de la media de crecimiento. También hay problemas de finanzas públicas que deben abordarse, ya que por un lado se necesitan reformas y, por otro lado, es necesario apoyar el crecimiento.”